jueves, 16 de diciembre de 2010

Colibri ¿Colypizca?

Se sienta ante el ordenador –cosa que hace casi todo el día. Piensa. La inspiración no le llega –desde hace algún tiempo la terminación “on” la asocia con unknown. Intenta rememorar el concierto de anoche. El Parsifal (preludio) de Wagner no le incitó a invadir ningún país. El romanticismo de Brahms quedó en eso, algo romántico y pasajero. Y el Romeo y Julieta de Prokófiev, sí, estuvo bien pero ni los capuletos ni los montescos le dicen nada, al menos hoy. Quizás el que tocaba los timbales, pero tal vez no quiera hablar ni de instrumentos ni de instrumentistas, vaya que por ahí tiene el día “ni-ni”. Acaba de regresar del paseo canino nocturno. Hacía frio pero seguro que en Burgos hace más y huelga decir que en Huelva menos, así que pasa del comentario ascensoresco.

Mira por la ventana esperando ver, tal vez, un colibrí. Pasada la una de la madrugada ¿quién no piensa en ver un colibrí aleteando frente a su ventana? Piensa en levantarse e ir a servirse algo para ver si le viene aquello asociado al unknown. Le da pereza y se resiste porque teme el resultado positivo. ¿Los colibrís vuelan de noche? Esta pregunta le abre las puertas de la realidad. Desconoce los usos y costumbres de los colibrís. Mientras espera que le llegue la… la… (si dice iluminación, como inspiración, le volverá el unknown) decide informarse sobre esos lindos pajaritos. Harto de buscarlo todo en la wikipedia decide ir a su estantería y utilizar la flamante enciclopedia que sólo sirve para que le saquen el polvo –la cual cosa ya le gustaría a él que le ocurriese. Tomo siete. Cata-comp. Página 433, entre colibacil y cólico. La primera en la frente. “Nombre dado a diversos géneros de pájaros pertenecientes a la familia de los troquílidos y que están representados por unos 123 géneros y unas 320 especies”. Dicho de otra manera, si se hubiese esperado ver, tal vez, un pájaro hubiese sido lo mismo ya que ¿Quién no piensa en ver un pájaro aleteando frente a su ventana? Desanimado sigue leyendo hasta el final y descubre que por mucho que lo intente será casi imposible que lo vea: “Habita exclusivamente en el continente americano desde Canadá hasta el sur de Argentina”. Su gozo en un pozo, bueno, eso sería decir demasiado, ya que no está demostrado que ver al troquílido ese hubiese representado gozo alguno. Y así de un plumazo –que cruel es el destino- se queda sin su principal fuente de… bueno, de eso.

Cierra su flamante tomo de la enciclopedia, no sin antes ver la fórmula del colesterol e informarse de que una coleta también es una planta, cosas del todo básicas para poder tener conversa… Vuelve otra vez a pensar en su colibrí –que empieza a ser como de la familia- y se convence de que el problema sería el mismo en su imaginario apartamento del West End newyorquino; en diciembre seguro que emigran al sur. Seguro, seguro… no lo está, tal vez mañana podría ir a la biblioteca e informarse de los movimientos migratorios del colibrí pero se lo saca de la cabeza inmediatamente ya que seguro que no sabría responder al ornito-bibliotecario ni de que género y menos de que especie le estaba hablando.

Mira por la ventana esperando ver, tal vez, una paloma. ¿Dónde se meten las palomas de noche? Se va a dormir, pero en su cabeza retumba el eco unknown, unknown, unknown.

10 comentarios:

theodore dijo...

Cuidado con las palomas que aparecen en la ventana, que a Patrick Suskind se lo hicieron pasar un rato mal. Sigamos esperando al colypizca, que está claro que estimula la unknown y todo lo demás :-)

Kisses dear

Stultifer dijo...

Que yo sepa, que no se mucho, el colibrí solo vuela para que los documentalistas filmen de forma ralentizada el movimiento de sus alas. Y nos lo cuentan miles y miles de veces. Pobre pájaro... para lo que ha quedado...

Thiago dijo...

¿quién no piensa en ver un colibrí aleteando frente a su ventana? jaj pues yo, cari, nunca se me ha ocurrido pensar en un colibrí aleteando en mi ventana, jaaja

YO una vez me leí entero un ESPASA, página a página, menos mal que era la version abreviada y solo eran tres tomos, jaajaj


bezos.

Uno dijo...

El colibrí esta muy sobrevalorado y la paloma, como ya sabemos, suele equivocarse.
Aunque conozco yo un pájaro que los utiliza muy bien para echar a volar la imaginación.

Un saludo

Stanley Kowalski dijo...

Muy interesante, pero es un pájaro estresado. Mucho aleteo, es demasiado histérico!

Me tengo que ir para que me visites, jajajajaja!!! Igual te quiero!

BESOTES CHEVY Y MUCHAS FELICIDADES!
HASTA EL AÑO PRÓXIMO!!!

...Runagay dijo...

Aquí habrá menos frío que en Burgos pero yo traigo las orejas necróticas después del paseo canino. Aquí revolotean los rabilargos que esos sí que dan alas a la inspi...bueno eso.
Kisses.

Edgard dijo...

La falta de inspiración puede ayudar a crear algo... cuando no se sabe cómo decir que no se sabe qué decir...

Un abrazo fraternal

Argax dijo...

Los colibríes tienen marcapasos incorporado? Porque con ese ritmo de aleteo y ese corazón tan chiquito no me acaba a mi de cuadrar que no revienten revolucionados como el motor de mi primer coche de segunda mano.

El spleen invernal es inevitable.

Isra dijo...

Ayer se posó un pajaro muy feo en la ventana de mi oficina, pero no me gustó y le tiré un clip para que se largara. Se fue, se esfumó y se largó a la venta del edificio de enfrente.

Pero todavía hay enciclopedias en las casas? ummmmm, qeu raro.. que raroooo jajaja

Un beso cielo

Chevy dijo...

Theodore:
De momento, no soy el segurata Jonathan Noel, aunque por estas fechas, el apellido....

Stultifer:
Creo que nuestro destino es el del colibri. Se harán documentales de blogueros aleteando en internet.

Thiago:
Ya se que eres distinto a los demás. ¿No te gustaría verme aleteando en tu ventana? Jajajaja.

Uno:
No será que ese que conoces tambien esta sobrevalorado?

Stanley:
Será que estoy algo histérico. Jajajaja.

Runagay:
A mi me inspiran tanto los rabilargos como los rabicortos, los rabinos, no (obvio).

Edgard:
Igual sí sabia, el colibri, decir algo pero no sabía explicarse.

Argax:
Creo que los colibris son criaturas tremendamente vergonzosas y que su aleteo es solo un disumulo.

Isra:
Ves? A ti te llegan pajarracos y a mi no. Los hay que tienen suerte...
En mi casa hay dos enciclopedias, una expuesta, la otra, aún está por desembalar.

A todos, gracias por vuestros comentarios.
Kisses (for everybody)