jueves, 31 de diciembre de 2009

Ano (with or without) virgulilla

Ya está, se acaba o ya se ha acabado, todo depende de cuando se lean estas líneas. Ya hemos dado otra vuelta. Y para dar esta vuelta hemos necesitado dar 365 vueltas. Total que empezamos una nueva vuelta de las pequeñas y otra de las grandes de las que se celebran, por ser grande y de las pequeñas nadie se acuerda. ¿Quién dijo que el tamaño no importa? Falso, y como botón este ejemplo. Ahora saldrá el espabilado de turno diciéndome que no es lo mismo rotarse que trasladarse. Seguramente no, bueno va, son cosas diferentes, aunque el fin sea el mismo, dar vueltas. Visto así, resulta que nos pasamos la vida dando vueltas y más vueltas, y total, ¿para qué? Posiblemente para seguir dando vueltas hasta que un día dejamos de dar vueltas, así sin más.

Y así sin más me ha salido esta absurda “cosa” mental para no decir esa palabra que empieza por a y acaba por o que en medio hay otra letra. Alguna mente mal pensante pensará (¿redunda?) que no quiero decir la letra por su simbología, ya que parece que la virgulilla esa que va encima de la n la empiezan a poner en todas partes. Eso sí que es un abuso deshonesto. Total que para todos y todas (tod@s para los más guaises) felíz aco, ado, ahó, ajo, alo, amo, ano, año (vaya, se me ha escapado), aro, aso, ato, avo, aso, ato, avo, ayo, azo (táchese lo que no proceda) 2010.

Dicho, como decía aquel, que toca lo que toca, yo voy a seguir desaparecido unos días. Voy a hacer una pequeña visita a la capital del reino (no diré de que país, porque sería dar demasiadas pistas) y así dejar pasar unos días para que los reyes, esos del trío, estén tranquilos y me dejen muchas cosas, bueno y a vosotros (ustedes es más “polite”). Si tardo en volver tres o más años, (arg! se me ha vuelto a escapar) preguntar en el tribunal ese que es el intérprete supremo de la Carta Magna (churro, media manga, mangotero creo que no es lo mismo pero se le empieza a aparecer).


martes, 29 de diciembre de 2009

Chevy Chespir, Doc.

Tarde del 24. Abro la nevera. Ahí está, ahí está... pero pasar el tiempo ya no lo ve. Tres quilos. Lo había encargado hacía unos días. Que si uno del Prat, no, no, que ahora deben tener gusto a T1. Que si uno de montaña, no, no, que todo el día corriendo por ahí saldrá duro. Le tocó a uno de granja. Mala suerte, chato. Me pongo mi mejor delantal, y manos a la obra. Repaso concienzudo de que no le quede el menor rastro de pluma. Sacar determinadas raíces es como reventar espinillas pero a lo bestia, sin temor a que queden marcas. El siguiente paso, depilación. Ni cera, ni cremitas, ni eléctrica, directo al fuego, a la llama. Suerte que tengo cocina de gas, sino me tendría que comprar un soplete. Consigo dejar al pollo limpio de pelos pero algún pelo de mi muñeca corre la misma suerte. Lo lavo con agua y lo seco.

El relleno, consiste en carne magra de cerdo, unas salchichas, piñones y ciruelas. Las guiso, poco, con abundante vino blanco. La pobre victima yace ya en el recipiente para hornear. Por el boquete que tiene abierto por encima del culo, por el que le han sacado las vísceras, meto todo el guiso. Me habré pasado con la cantidad o el pobre pollo era estrecho de pecho, ya que me entra justito y no me cabe la manzana de rigor. Nos conformaremos con el gusto dulzón de las ciruelas.

Ahora llega el momento culminante. Hasta ahora todo había sido cantar. Ahora toca coser. El enhebro –bonita palabra- me lo hacen, no hay como contar con buenos pinches. Juro por lo que se tenga que jurar que el año que viene me compro un kit de coser piel y carne humana, y si dan un cursillo por internet me apunto. Coser, algo sé, lo justo, pero no sé coser con dedal, y eso se paga, cuando lo que tienes que atravesar no es un simple trozo de tela, sino piel y carne. Supongo que coser con pinzas, como creo que lo hacen los cirujanos, debe tener su complicación pero me hace ilusión coser con guantes y con gorrito de quirófano, de esos estampados, eh!. El trabajito, modestia aparte, me quedó de cine, mejor, mucho mejor de como quedó mi rodilla este verano. Sal, pimienta y un buen chorro de vino dulce y otro de coñac y a dormir en la nevera, que mañana te espera un día... calentito.


jueves, 24 de diciembre de 2009

Techo (with or without)

Cuando llegan estos días me acostumbro a poner de muy, pero de que muy mala leche, y la verdad, no se por que. Sí, es posible que la culpa la tenga toda yo, pero siempre encuentro una excusa de auto exculpación. Entre los ejemplos de hasta donde puede llegar la bajeza humana, hoy he leído que han detenido a 32 empresarios (sic) dentro de la operación llamada “Génesis” por haber defraudado a Hacienda (que por lo que se ve no somos todos) la nada despreciable suma de 25 millones de euros. Una fruslería.

Reconozco que siento cierta fascinación por el o los empleados públicos encargados de bautizar
operaciones (nada que ver, en este caso, con Baute, C) Yo, cuando sea mayor quiero ser uno de ellos. Desconociendo el porque le han puesto este nombre bíblico, la primera reacción que tengo es de temor, ya que si está relacionado con “el principio” o “la creación” o “el origen” quiere decir que lo que sabemos hasta ahora es la punta del iceberg(*). Espero que no tenga nada que ver con el grupo musical Génesis, aunque si lo tuviese, seguro que algo habría del tema Land of confusion (video de recomendada visión).

Se ve que los avispados empresarios crearon sociedades relacionadas piramidalmente (nada nuevo bajo el sol) en las que algunas de estas, las sociedades, no las pirámides, utilizaban como testaferros (hombres de paja) a indigentes y en un caso, aquí está lo grave, el domicilio de uno de estos era el cajero automático donde se refugiaba. Antes se utilizaban a muertos, ahora somos más modernos y nos cebamos en la desgracia viva. Y mañana es Navidad. Yupiii.

Por si a alguien le interesa, me ofrezco para hacer de hombre DE paja, mi nombre es Chevy y me refugio en Oriotavresbo. ¿Algún voluntario más?


(*) Sólo para antropólogos del siglo XXII. Los icebergs eran unas grandes masas de hielo desprendidas de glaciares (generalmente polares) o de plataformas de hielo que desaparecieron a medidos del siglo pasado por el calentamiento global. El volumen que mostraban sobre el nivel del agua era solo una octava parte de su volumen total. La expresión “punta del iceberg” cayó en desuso, y debido al calentamiento antes mencionado, fue sustituida por “punta del nabo” (entiéndase descapullado) aunque las proporciones de uno a ocho fueron (y aún son) motivo de fuerte controversia.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Tititi-tit


Tititi-tit, Tititi -tit, Tititi -tit.
Me doy la vuelta y sigo durmiendo.
Maldito ruidito. ¿Por donde iba?
Tititi –tit .
Me subo el edredón, hasta cubrirme la cabeza.
Tititi -tit.
No lo apagues, no, que después pasa lo que pasa. ¿Por donde iba?
Tititi -tit.
Mierda. Imposible. Otra vez sin saber a donde iba. Dos pies en el suelo. La cabeza sujeta entre las manos.
Tititi -tit.
Manotazo. Silencio. Relativo. Esa hora tiene sus sonidos. Agua que se esfuerza en salir para acabar desaguada.
Lavabo, cocina, lavabo. No, no, mejor cocina y lavabo. ¿Aguantaré? Mejor lavabo y cocina. Ok. Lavabo obligatorio sub uno y opcional y obligatorio sub dos. Puedo hacer opcional y dejar obligatorios para el final. ¿Juntos o separados? (el por que del todo junto y el separado lo dejamos para otro momento, que ahora pienso pero no escribo) Hoy separados. ¿De pie o sentado? Si lo hago sentado, tengo “los” a medio camino. Sentado. ¿Me los quito? Si lo hago, la gota caerá al suelo.
Suena el teléfono. Es él.
../..
Cuando colgué estaba a punto de entrar en la ducha. Casi lo había hecho todo pero no fui capaz de recordar ni el orden ni las opciones realizadas.

martes, 22 de diciembre de 2009

Noche XIII (El bautismo)


Sí, ha sido la primera vez. El bautismo. Y ya ha pasado, no creo que haya para tanto. Creo que ha sido la vez que mas me han mirado el cogote. No ha sido una cosa buscada. Ha sucedido, así sin más. Y como muchas cosas en esta vida pasan, así. Y ahora no se si tengo ganas de que vuelva a ocurrir, hombre ahora, ganas… no, pero bueno No, no es una cuestión ni de suficiencia ni de realización. Claro que si los papeles estuviesen cambiados no escribiría lo mismo. Lo pruebo.

Me llevan a un bar de copas. Aparte de mi representante, vienen con nosotros, Alberto Ricardo y Carlos Gerardo, y dos chicas, Fanny y otra, que ahora no me acuerdo de su nombre. Esa no para de hablarme, un loro en el sentido mas amplio de la palabra. Nos ponemos en un lado de la barra. "Quizá no fue coincidencia encontrarme contigo". Pedimos gin-tonics para todos, me reconocen y tengo que sonreír. Género femenino que pasa a mi lado, género que taladro con la mirada. ¿Me reconocen? ¿Me importa un rábano? Gentes se me acercan y me dicen cosas que si se oyesen decirlas se morirían de vergüenza. "No perderé la esperanza de hablar contigo". El tío ese alto me inquieta. Me ignora, o tal vez lo haga ver. "Así me recuerdes y tengas presente..." El tacto de la copa la hace agradable. El loro no para. El alto se larga con su acompañante. Sigo sonriendo.

Probado. Curioso fenómeno ese del “famoseo”. Curioso ver como todo el mundo mira y comenta. Curioso eso del sequito. Curiosa la actitud del barman y de la barwoman. Generosidad sin límites al invitarlos a un chupito de tequila. Hay quien pagaría por mi jersey impregnado de bautismo. "Quiero tener tu fragancia conmigo." Sí, ha sido la primera vez que he visto a Carlos Baute, al natural, espalda con espalda y seguramente la última. Voy a escuchar algo de él. "Y beberme de ti lo prohibido..."

CASTIGO : copiar 100 veces "No ha sido una cosa buscada", el autor había escrito previamente "No ha estado una cosa buscada".
No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada. No ha sido una cosa buscada.
Gracias Thi.


miércoles, 16 de diciembre de 2009

En clase...

- Un poco de silencio, por favor –dijo el profesor, pero en la clase seguía el murmullo.
- Venga, va, vamos a empezar. Hoy hablaremos de la obra de un escritor gallego, natural de allá de donde unos pimientos pican y otros no –siempre recurría a un cierto facilismo para captar la atención de sus alumnos - ¿Alguien sabe de quien vamos a hablar?
- ¿Si Thiago?
- ¿La autora de “Follas novas”?
- Tú siempre pensando en lo mismo. Buen intento, pero me estoy refiriendo a un autor, no autora.
- ¿Si Theodoro?
- Del hijo de Sandra Bulock –dijo segundos antes de que media clase se empezara a reír.
- Chiste ingenioso. Hoy hablaremos de Camilo José Cela Trulock, natural de Padrón… ¿Si Xim?
- No es de Padrón, es de Iria Flavia.
- Bien, sigamos.
- Otro tuberculoso –le interrumpió Thiago.
- Nunca mejor dicho. Su internamiento en un sanatorio antituberculoso le fue útil en su formación…
- La tuberculosis esta causada por el indeciso de Cock y sus síntomas son sangre en el esputo, fiebre…
- Gracias Runagay pero intentaremos hablar de literatura no de medicina.
- ¿Si Álex?
- Que Runagay ha hecho una broma con falta ortográfica. Bacilo va con be alta y vacilar con uve.
- Era una broma fonético-asociativa –se defendió Runagay.
- En ese caso no tendrías que haber dicho “sangre en el eschapero”, ¿no?
- Esto es la polla –se oyó en clase y alguien dijo- ¿Con elle o con y griega? -dijo otra voz y toda la clase volvió a reír. El profesor se palpó el bolsillo derecho de su americana tweed donde llevaba la pipa, dudando si utilizarla como arma arrojadiza contra alguno de sus tostesterónicos alumnos. Haciendo gala de una falso talante democrático, les preguntó a sus alumnos, que obra de las relacionadas en la pizarra querían leer.
- La insolita y gloriosa hazaña del Cipote de Archidona –dijo Stultifer
- Eso, eso, Málaga forever… ¿young? -apostilló Theodoro.
- A mi lo de Archidona me la suda, pero lo del cipote… -se oyó decir a Thiago y una voz femenina dijo –ya empezamos.
- Yo me inclinaría más por “Rol de cornudos” o “El asesinato del perdedor” o “El bonito crimen del carabinero” -dijo Stanley
- “El carro de heno”, o sea, mínimo tres al día –soltó Thiago.
- ¿Y “Pabellón de reposo”? –preguntó Runagay
- ¿Y leer sus artículos en la revista “Papeles de Son Armadans”? –propuso Xim.
- ¿A nadie le gustan los libros de viaje? –preguntó el profesor.
- A mi la guía Campsa –se oyó.
- Y a mi la Grace Jones –gritó otro y a continuación se pudo escuchar el inevitable “Y a mi Paco!”.
- Pues opino que en la canción I've seen that face before está insuperable, aunque no sea una de mis favoritas –opinó Theodore.
- A ver, A ver. Una guía de viajes no es un “libro de viajes” y por cierto, la choferesa que salía en el anuncio de Campsa junto a Cela no era Grace Jones. Como veo que hay demasiada disparidad de criterios propongo “Viaje a la Alcarria” como lectura obligatoria. –quedando dos minutos para que finalizase la clase, ningún alumno rechistó.

Al acabar la clase, mientras borraba la pizarra, el profesor pensaba en que día publicaría su Viaje a la Alcarria. Fue a principios de los ochenta, a finales de enero, en unas maniobras de la División Acorazada Brunete. Aún recuerda, como si fuera ayer, al infeliz del teniente llamado “jomeini”, aunque ahora lo recuerdaba como un pobre hombre. Cada año, cuando llega el frío –cuanto frío pasó- les hace leer a sus alumnos el mismo libro de Cela.





martes, 15 de diciembre de 2009

Kikirikiiiiii

La Misa del Gallo del Vaticano se hará por primera vez a las diez de la noche y no a las doce. Fuentes, con alzacuellos, vaticanas aducen que se hace por la salud del Papa y para darle más tiempo de recuperación para la bendición Urbi et Orbe. Hasta aquí podíamos llegar! ¿Qué es esto de cambiar una tradición secular (quince siglos) por motivos mundanos. Ni hablar! Por aquí no paso. ¿Que no era infalible el Papa? Que la enlaten y la transmitan en diferido, que seria un pecado venial. Si tocamos esto, ¿que será lo siguiente? No lo quiero ni pensar. Me niego. Ay, Ay, Ay.

Ahora me entero que ya lo hicieron la Semana Santa pasada, en la Vigilia Pascual, por el mismo motivo. Gravísimo. Mira, que adelanten el nacimiento de alguien, estamos acostumbrados, muchos partos se adelantan por motivos de agenda del ginecólogo, o sea que María, ya lo sabes, adelanta tus contracciones que la que sufres no eres tú, sino el Papa, tu que eres virgen lo entenderás, pero lo de la Vigilia Pascual, no, por ahí no teníamos que haber pasado. Nacen criaturas a diario, pero resucitar, con las pocas veces que se resucita, encima cambian la hora. No, no es este el camino. Recuerdo a mis quince tiernos años, en la basílica de San Pedro, luchando por no dormirme en esa misa (eterna) en latín, y ahora van facilitando las cosas. No, no y no. Las tradiciones son las tradiciones, y si se pierden ¿donde iremos a parar? (aparte de al infierno).

Aquí todo el mundo se atreverá a criticar y a opinar, pero... ¿quien no hizo fiesta el día de la Inmaculada Concepción por motivos religiosos? Pandilla de inconsecuentes que estamos hechos todos. Se me acaba de ocurrir un símil inmaculado gay pero por temor a que se abra el cielo y una lengua de fuego me fulmine, solo pecare de pensamiento... bueno y de omisión también. Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima.....

viernes, 11 de diciembre de 2009

Divina prisión

Esta divina prisión
del amor con que yo vivo
ha hecho a Internet mi cautivo,
y libre mi corazón;
y causa en mí tal pasión
ver a Internet mi prisionero,
que muero porque no blogeo.

Sirva esta cutre adaptación de un verso de Santa Teresa de Ávila para deciros que estoy sin estar o que es lo mismo:

Vivo sin vivir en mí,
y de tal manera espero,
que muero porque no blogeo.

Y que tarde o temprano me darán la libertad provisional, o el tercer grado, o… tal vez sea yo el carcelero. Complicado, si, por eso no llegaré a santo.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Diván XI

- El otro día me dijeron, y cito textualmente, “Vete a la mierda”.
- Aha.
- Aha ¿qué?
- ¿Algo más?
- No, nada más.
- Bueno, pues no me parece tan grave.
- ¿Ah no?
- Así, sin más, no.
- ¿Y si le digo que me ha producido ansiedad?
- A mi también me la produciría.
- Y también he sufrido alteraciones en el estado de ánimo.
- Bueno, esto ya es para empezar a preocuparse.
- Y también me ha producido trastornos somatomorfos.
- Ahora ya estoy preocupado.
- Y yo algo aliviado.
- A ver, en su ficha pone que… ya dejó atrás los treinta, ¿no?
- Si la ficha lo dice…
- Es que los síntomas que me ha descrito son más frecuentes en la infancia y la adolescencia.
- Bueno, yo siempre me he sentido joven.
- ¿Tanto?
- Si no fuera porque me cuesta que me salga acné, como mucho, como mucho, venti pocos.
- Me está tomando el pelo, ¿no?
- No, no.
- ¿Vive en pareja?
- Si, si, hace unos años que vivo con Little Bell.
- Y ella, ¿no ha notado nada?
- No, no, pobre, ella vive como en un cuento de hadas.
- Vale, vale. Ya esta bien.
- ¿Y entonces que hago?
- Empezaremos el tratamiento.
- ¿Para irme a la mierda?
- No, no, para su cuadro.
- Por cierto, ¿sabe que desde que lleva ese bigote me recuerda al capitán Garfio?

martes, 1 de diciembre de 2009

Absurdo XVI

- ¿Estas seguro?
- Hombre, seguro del todo, no.
- ¿Y eso?
- La seguridad absoluta no existe.
- Eso lo dirás tú
- Si, eso dije.
- A ver, ¿tienes DNI?
- Sí
- ¿Estas seguro?
- Sí
- ¿Absolutamente seguro?
- Que sí hombre, que sí.
- Sin vacilación.
- Que sí.
- ¿No tienes ningún atisbo de duda?
- Ninguno
- Pues ya ves, eso es una verdad absoluta.
- Ah. ¿te puedo preguntar yo una cosa?
- Sí, sí, pregunta.
- ¿A que viene esto de la verdad absoluta?
- Me has dicho que no existía.
- No.
- No que no o no que sí.
- Que no, no y no. He dicho que la seguridad absoluta no existía.
- ¿Estas seguro?
- De eso sí.
- ¿Absolutamente seguro?
- Sí
- Bueno... en fin, que quieres que te la clave.
- Sí
- ¿Estas seguro?
- Con eso tan arrugado... lo dudo.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Tontos

Cuentan que los alemanes hacen las cosas bien, con método y a conciencia. Dicen también que son uno de los motores del club de negocios de Europa. Tienen fama de tener lo que nosotros llamamos "cabeza cuadrada", o sea que si una cosa es así tiene que ser así y no asá. Método y poca "creatividad" o imaginación. Como todos los mitos, este tiene fisuras. Mi padre, cuando veía películas -todas ellas americanas, de la II Guerra Mundial- decía que con lo tontos que parecían los alemanes, la guerra duró demasiado. En la tierna juventud, me quede con "si, si, muy tontos", años más tarde, lo que se llevaba era que los tontos eran los otros. Más tarde comprendí que la tontería era la guerra. La siguiente evolución fue que lo eran todos, tanto los unos como los otros, y la cosa en si.

Pero me quedo con lo primero. La casa Mercedes comercializará la próxima primavera el modelo SLS AMG llamado "Alas de Gaviota". Feo. Nosotros que nos esforzamos con ponerles nombres alemanes a operaciones anticorrupción y ellos ni se enteran. El precio, unos despreciables 196 mil euros, es una menudencia. Comprar un coche así implica tener un inspector de hacienda en el cogote. A ver, germánicos señores, cambien el puto nombre, “pétalos de rosa abiertos”, por ejemplo, pónganle un precio asequible (jajajaja) de 96 mil y unos extras de 100 mil, para que cuele más. Lo raro es que la Iglesia Católica no lo ha catalogado como pecado y amenazado con excomulgar a sus posibles compradores.

Con esto de los nombres, los japoneses fueron más sensibles, y cambiaron el barriobajero Pajero por un sugerente Montero. Claro que después otros no aprenden y allá donde tienen que ir senos ponen familiares gayolas.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Motomentos II

Cincuenta, tal vez sesenta metros más hacia delante hay un coche parado en el arcén de la autopista. A medida que me acerco, veo que delante hay otro vehículo. Casi a la altura de este puedo ver un display en la bandeja posterior en el que leo "FOLLOW ME". Al mismo tiempo veo sobre el techo, en la parte delantera derecha un "pirulo" azul. En milésimas de segundo tengo que decidir si tengo que aplicar aquello del deber del socorro, pararme y follarme todo lo que encuentre por ahí. En un agotador esfuerzo, de otros milisegundos, considero que el sexo fácil tampoco merece demasiado la pena.

¿Me ha ocurrido un flash-back o un flash-forward?. ¿Me he cruzado con la policía de la interestatal? ¿Los bobbies londinenses patrullan por casa? ¿La fusión de Iberia y British Airways implica algo más? ¿Existe una policía europea de autopistas? En un flash-reality veo la luz. En un intento de solucionar el eterno problema -mímio- de la oficialidad de lenguas, la policía autonómica catalana da un paso adelante. No hay dos sin tres.

Hace poco, en este país, es obligatoria la identificación de los móviles prepago. La policía utiliza coches camuflados. Llegará el día que para ir a mear nos tendremos que identificar, por aquello de que pague más quien más ensucie. El mirón de los urinarios, ¿será un policía camuflado? Aprovecho para saludar a SITEL que probablemente me estará escuchando.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Dedicada


¿Cómo decirle a alguien a quien no conoces que quieres que esté ahí? ¿Cómo decirle a alguien que está ahí, pero quieres conocerlo? ¿Cómo decirle a alguien que quiere no estar ahí pero estando, que no se vaya sin haberse ido? ¿Cómo decirle que siga con sus silencios, que nos hacen compañía? ¿Cómo decirle que necesitamos su ironía? ¿Cómo decirle que basta de telegramas cáusticos cuando el siguiente casi raya la ternura pecaminosa?

A tanta interrogación, tal vez la respuesta sea una y contundente. “Déjate de hostias!”

Yo, que soy muy aficionado a confundir los créditos con la velocidad, lo conocí como “Mistercerrado”. Leyendo sus posts, no entendía la relación, le hubiese quedado mejor un “MisterMaza”, que es como me quedaba el cuerpo, muchas veces los leía y releía y me quedaba aturdido, sin palabras. También es cierto que la etiqueta de “MisterOldies”, para los post musicales le quedaba coherente.

Llegó el mes de octubre y con él una transformación. El nombre cambió, y me alarmó, ahora se llamaba “Runaway”, que según mi humilde conocimiento de la lengua de Lord Byron, quiere decir “escaparse o salir corriendo”. Y volví con los créditos y con la velocidad, y me dije para mis adentros “Pero que me estas contando”. En ese momento no quise oir la respuesta de mis adentros, pero ahora, haciendo memoria, lo recuerdo perfectamente, “Tiempo al tiempo” me contestó. Y el tiempo llegó y ahora ya no hablo a mis adentros, ahora te lo digo a ti, sí, sí, a ti, no te gires ni disimules, “Ni se te ocurra!”. Mira, que sepas, que esto de los blogs, no es un “takeaway”, y que si quieres, haces un mínimo “bearaway”, pero volviendo, que sino aquí nos “carryaway” por un profundo abatimiento.

La dedicada es la canción, que comparto contigo por la parte Mr., para ti, y el Lonely para el resto. La canta Bobby Vinton, es de 1962 y es tremenda. Substituye en el trozo que dice “Letters, never a letter” por “Posts, never a post” y sabrás lo abandonados que nos dejas. Para los que crean que es una canción antigua (y lo es), dejo una versión de Akon de 2005.






martes, 24 de noviembre de 2009

Absurdo XV

- ¿Qué estas haciendo?
- Cosas
- ¿Qué clase de cosas?
- Cosas mías
- ¿Secretas?
- No, privadas.
- Entonces, no puedo saber que haces, ¿no?
- Ya te lo he dicho, cosas.
- Eso es ambiguo.
- Ambiguo no, genérico.
- Genérico no, inconcreto.
- Bueno, pues cosas inconcretas.
- Eso es como no decir nada.
- Si tú lo dices.
- Hombre, por fin me das la razón.
- No, asevero que tú lo dices.
- Si aseveras, afirmas.
- Buf, pues afirmo que lo has dicho.
- ¿El qué?
- Que no decía nada.
- ¿Volvemos con la inconcreción?
- Con lo genérico.
- Con lo ambiguo.
- Con la confusión.
- Con la indefinición.
- ¿De?
- ¿Cómo?
- ¿Qué no he definido?
- Lo que estás haciendo.
- Sí, lo que no he hecho ha sido especificarlas.
- ¿Lo piensas hacer?
- Sí
- ¿Cuándo?
- ¿Ahora?
- Sí, ahora.
- Nada.
- ¿Nada?
- ¿Te sorprende?
- Para nada.
- Ahora me sorprendes tú.
- Tú y tu eterna contradicción.
- Yo y mi eterna paciencia.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Títulos de cerdito

Bueno, esto ya se ha acabado. Siento haber dado el coñazo al respetable con estas historias tan esperpénticas. Agradecer a Theo su heroico estoicismo al aguantar ser uno de los protagonistas involuntarios en todas estas historias que me han hecho más llevadera esta pesada carga.

También he de agradecer, a los fieles comentaristas que se han acercado aquí, algunos sin enterarse de nada y otros demasiado, siempre dando ese plus de valor añadido con sus comentarios. Igualmente gracias a los visitantes anónimos y silenciosos, que alguno habrá, por entrar aquí de nuevo o volver de visita.

¿Que me he pasado? Bueno, otros premios no son temporales, este si, y suerte habéis tenido de que solo fuese una semana. Si alguien no esta de acuerdo, cuando me concedan el premio “Blog Lila del Siglo”, que se espabile antes para que no me lo den.

Han sido un par de post de "escenas familiares", otro que me ha permitido desempolvar mi querido diván y en los que he ido dejando caer determinados signos externos de mi dador. El anterior a este, podría haber sido la justificación de la no asistencia a la entrega, pero la entrega ya se produjo hace días. Me gustaría haber contado con la colaboración de Edilson, pero debido a su apretada agenda, no ha sido posible.

Y por ultimo, este post, el de los títulos de crédito y agradecimientos, que se cierra con darle las gracias a Thiago. Si ahora me pongo a escribir cosas sobre él se vera obligado a darme un "así me vio" y tampoco es plan. Lo que me gustaría hacerle seria un retrato interior, pero muy interior, pero a parte de un gran corazón, mucho talento, una rosa (algo marchita) y un puño, un saber perder (lo siento pero últimamente me toca ganar)*, y una paciencia infinita con mis borde-comentarios, me cuesta ver más allá. En este mundo, sub-mundo o realidad virtual, cuesta mucho saber donde empieza la verdad y donde acaba la ficción. Lo único cierto es que con el tengo una ciber y sincera buena amistad y con esto me basta. Gracias, de nuevo, tonto.



(*) Esto fue escrito el viernes pasado. Espero que ahora sepas ganar.


PD: ¿Mejor así? “cayendo constantemente cual manzana newtoniana“


sábado, 21 de noviembre de 2009

Parte médico

Desde el último parte médico, la evolución de Su Excelencia Sir Chevy Chespir continuó empeorando progresivamente, aparecieron trastornos de la conducción intraventricular e hipo tensión arterial mantenida, y a las cinco horas y veinticinco minutos sobrevino una parada cardiaca irreversible.

Diagnósticos finales: Enfermedad de Parkinson. Cardiopatía isquémica con infarto de miocardio anteroseptal y de cara diafragmática. Úlceras digestivas agudas recidivantes, con hemorragias masivas reiteradas. Peritonitis bacteriana. Fracaso renal agudo. Tromboflebitis ileo-femoral izquierda. Bronconeumonía bilateral aspirativa. Choque endotóxico. Paro cardiaco.

Madrid a las 7.30 horas del día 20 de noviembre de 2009.

Firmado: EL EQUIPO MÉDICO HABITUAL.


PD: Pues no parecía que estuviese tan mal...


viernes, 20 de noviembre de 2009

Diván X

- Buenos días, es la primera vez, ¿no?
- Si, si, es la primera vez que vengo a verle.
- Bien, usted dirá.
- Buenos días.
- ¿Desorden temporal?
- ¿Cómo?
- Me ha respondido en orden inverso.
- Quien me ha mandado meterme en este berenjenal…
- Reconocer que uno no está del todo bien es un primer paso para…
- Eh, eh. pare el carro.
- Soooooo.
- Y encima graciosillo.
- Disculpe.
- ¿Puedo empezar?
- Si, si, igual me he precipitado al utilizar la técnica del diagnóstico precoz.
- Seguramente. Bueno, yo venia, no por mi, es un problema que no es mío aunque he de reconocer que me empieza a afectar.
- La negación del problema nos puede dificultar el tratamiento.
- El problema existe, no lo niego, pero…
- Hace muy bien en acudir a un profesional…
- Si, pero no vengo porque yo tenga un problema, el problema lo tiene otra persona.
- Defensa aloplástica.
- ¿Cómo?
- Sitúa la responsabilidad de sus problemas en los otros.
- Evidentemente, yo no soy el responsable de nada. Estoy aquí por que le quiero.
- ¿Y no estará utilizándolo para conseguir sus propios objetivos?
- Si, pero…
- ¿Usted fuma? ¿bebe?
- Si y si, pero socialmente.
- Bien, bien, cada vez veo más claro el diagnóstico.
- ¿De quien?
- De usted.
- Yo no he venido aquí para que me diagnostiquen. Yo no tengo ningún problema.
- Ahora, defensa autoplástica.
- Estoy por pegarme un tiro.
- ¿Intenta manipularme?
- No, no, antes se lo pego a usted.
- Eso demuestra su incapacidad de amar.
- Usted está tonto.
- No, no. Hacía tiempo que no veía un caso más claro. Es usted un psicópata.



Theo llevaba ya tres noches durmiendo nada. Todo lo que había construido con Chevy se estaba derrumbando. Desde que Thiago le había otorgado el prestigioso premio Blog Plateado de la Semana XLVII, era todo un sinvivir. La obsesión de Chevy, crecía día a día (y noche a noche). El gran corazón de Theo, ya no daba más de si. Le dejó hacer el primer día, por aquello “ya se le pasará”, aunque le costó aceptar que se comprara aquella cazadora. Al día siguiente, en lugar de poner Cola-Cao en la leche, se puso óxido de plata, pretendiendo hacerle una lluvia plateada. Por la noche le apareció con unos pendientes “ositos Tous” que junto con la cazadora sólo pudo decir “Ay madre mía”, para continuar con un “ya se le pasará”. Esa misma noche, tocó discutir el tratamiento, que si, “excelencia”, que si “su serenísima”, que si “usía”, total, para acabar por no decidir nada. Dormir, lo poco que pudo, entre sábanas plateadas, tampoco le importó. Se empezó a preocupar cuando supo que había quedado con la dentista para que le cambiase todos los empastes blancos por unos de compuestos de plata, “es que duran más” argumentó. La cena representó una tregua, el lenguado a la papillote que había cocinado le hizo reflexionar un “no se le pasa, pero cocina de puta madre” y sus proyectos de pasar una temporada con Stan en La Plata, tampoco le preocuparon en exceso. Pero ya en la alcoba, las últimas gotas colmaron el vaso. Había puesto una ampliación del premio de 240x180 cms allá donde tenían aquel cuadro tan bueno, le hizo una especie de “pasarela Cibeles” con el nuevo modelito que se había comprado, y que, ante grotesca visión, Theo solo pudo decir “Una talla más, tal vez” y para finalizar, mientras se desnudaba, vio que llevaba puesto el Andropenis. Theo se quedó mudo. Chevy dijo: “Es que tengo que estar a su altura”, a lo que Theo respondió con un flemático “Dirás mejor, a su largura”.

Al día siguiente, visto que el tema no mejoraba, se fue directamente a ver al terapeuta de Chevy.

jueves, 19 de noviembre de 2009

En la cama

Para los que no hayan sido actores teatrales, una escena de cama, es una actuación muy dura. Estar ahí, tumbados, en una cama inclinada para que los espectadores te puedan ver, la fuerza de la gravedad haciendo descenderte continuamente y hablar en voz alta cuando lo que se tendría que hacer es todo lo contrario, es todo un suplicio.


- Cariño, ¿qué duermes?
(Silencio)
- Cariño, ¿qué duermes? –le dice subiendo el tono de voz.
(Silencio)
- Cariño –le vuelve a decir mientras le zarandea ligeramente.
(Silencio)
- Cariiiiiiiiñooooo
(Silencio)
Pasados unos instantes, Chevy deja correr el tema, y se da la vuelta.
(Silencio)
- ¿Qué quieeeeres?
- ¿Te he despertado?
- No
- ¿Y por qué no me has contestado?
- Me gusta hacerme rogar.
- Serás…..
- ¿Qué querías?
- Es que no puedo dormir.
- ¿Qué te paaaaasa?
- Los nervios, ¿a ti no te pasa?
- Yo voy de “acompañante”, como las patatas fritas con el solomillo.
- Tú siempre, te las das de menos.
- Eh, sin faltar, que muchas veces están más buenas que la carne.
- Sí, sí, recuerdo que…. ay, perdona, es que la cabeza me va a mil por hora.
- Tómate algo.
- Ya sabes que no me gusta.
- Y que quieres que haga.
- Hablemos un rato.
- Bueeeeno.
- ¿Tú, como le saludarías?
- Yo… un par de besos.
- ¿No es demasiado familiar?
- Un morreo sería demasiado íntimo.
- Ganas tengo, pero no creo que sea el lugar ni el momento.
- Pues dale la mano.
- ¿No quedará demasiado formal?
- ¿Has pensado en un saludo surfero?
- En otoño igual prefiere un saludo skater.
- Complicado.
- Sí, y son las 4 de la mañana y aun estamos con el saludo.
- ¿Y si lo acompaño todo con una leve inclinación de cabeza?
- Depende del saludo, os podéis dar un buen coscorrón.
- Sería antes.
- Eso siempre denota respeto pero él igual interpreta sumisión.
- Ah, pues no.
- Bien sumiso te mostraste cuando te nombró Sir.
- Eternas contradicciones.
- Chevy
- ¿Qué?
- ¿Dormimos?
- Sí, sí. Ya estoy más tranquilo.
- Me alegro, aunque no se por que.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

La invitación

- Holaaaa! -se oye desde el recibidor.
- ¿Eres tú? -pregunto yo.

- No. Soy Jack Nicholson, tonto.
- Ese siempre llama dos veces.
- Pues soy el butanero.
- En esta casa todo va con biomasa.
- Y quien quieres que sea, ¿eh?. Ten -le dice, mientras le entrega el correo y le da un sonoro beso en la oreja.
- Rascas como un puercoespín.
- Es que me estoy ambientando.
- Ah. Una, dos, tres, aquí está.
- ¿La invitación?
- Si. Mira papel del bueno, color a juego con el premio y letra con relieve.
- ¿Y que te creías? El chico todo lo hace bien.
- A ver, a ver. Bla, bla, bla… tiene el honor de invitarle y bla, bla, bla. Sir Chevy Chespir y acompañante.
- Uf, salvado. Otra vez de Tony Curtis no, mira que Alex poner aquello de "y señora".
- Pasa en las mejores familias. A Tato también le pasó, deben ser las agencias de protocolo esas.
- Si, pero me lo pase teta en la catedral esa y estaba precioso con la mantilla.
- A tu amiguito ese, “el peldaños”, no le pasó.
- Mira que te tengo dicho que no le llames así. Se llama Stultifer y nos conocemos desde hace mucho tiempo.
- Es que el nombre me recuerda no se que músculo y para no cagarla...
- Oj, Chevy, para ser Sir eres un poco cerdo.
- Perdona cariño, a veces se me va la pinza.
- ¿Y que nos pondremos?
- No se, algo que no desentone.
- Difícil.
- Me podría poner el uniforme de Caballero del Imperio.
- ¿Y yo el de princesa Leia? Y una mierda.
- No, hombre, que pone “y acompañantre”. Puedes vestirte de Chewbacca. Jajajaja.
- Jajajaja. El uniforme ni hablar, que en la cena de honor son capaces de servirnos una de esas mariscadas en las que se ponen como cerdos y te pondrías perdido y después quien va al tinte, ¿eh?
- Bueno, ya pensaremos en algo.
- Cariño...
- ¿Qué?
- Me hace mucha "ilu" acompañarte.
- A mi más.

martes, 17 de noviembre de 2009

Vergüenza (with or without) II

Y para acabar con la tripleta de premios que me cayeron el día 2 de noviembre hoy le toca el turno a Alex de En mi armario empotrado. El premio, lleva por nombre “Premio a la honestidad” y como subtítulo “o a superar la vergüenza”. A Alex no le tendré en cuenta que no me haya puesto ni el primero ni el último de su larga lista de agraciados, ser el 17 de 27 te deja en un limbo muy agradable. El premio lleva consigo aquello de decir diez cosas honestas de uno mismo, pero yo eso ya lo hice en el que respondía al primer premio y seamos sinceros, ya no tengo diez cosas más que contar que sean honestas. Por lo tanto, he escrito el siguiente relato relativo a la “vergüenza” en el que todo es real, aunque todo sea ficción.

Toc toc -¿Se puede? -preguntó Axel.
- Si, si, pasa y siéntate -le contestó el director general. Así lo hizo el obediente de Axel. Pasaron dos minutos en los que el jefe supuestamente aporreaba el teclado de su laptop, y en los que Axel se dedicó a mirar nada.
- Ya está -dijo el director, cerrando la tapa -Estoooo.... ah, si, quería hablar contigo de varios temas. Son temas que no me competen directamente, ya que hay cosas que dependen del responsable de tu unidad, otras de tu jefe de sección, otras de las del departamento, y también de RRHH y algo de informática, aunque esto último afecta al departamento de "facilities", pero de todos es conocido que me gusta el contacto con todo el mundo.
- Usted dirá.
- Me han llegado noticias de que eres un poco cabroncete.
- Yo es que....
- Perdona, Axel, ¿quieres tomar un café, algún refresco?
- No, no. Muchas gracias.
- Umm, ¿por donde íbamos?
- Por lo de “cabroncete” –responde Axel un poco descolocado.
- Ah, si. Nada hombre, no es una crítica, para ser algo y digo algo se tiene que ser un poco.
- No era conscien…
- Tranquilo, no tengo quejas de tu trabajo, todo lo contrario.
- Es por lo que me pagan y...
- Es que es ese uno de los problemas. Tu puta perfección.
- No sabia que...
- Parece mentira que esa manía tuya por la excelencia perjudica y muy mucho a esa medianía que tenemos.
- Bueno es que...
- No me malinterpretes. Somos una gran familia y yo tengo que hacer de padre y buscar una cierta armonía.
- Mire yo... si quiere que sea sincero...
- Es lo que más valoro.
- Pues... es que voy sobrado. Incluso algún día que he acabado el trabajo, he tenido tiempo de ir a misa de una.
- Ves ahí esta el problema.
- ¿?
- ¿Has hablado o invitado algún compañero tuyo para que te acompañe?
- Pu...
- Ves, eso, aparte de ser una actitud piadosa demuestra que no facilitas el trabajo en equipo.
- Lo de la misa...
- Sigamos, sigamos. Me llegan rumores de informática.
- ¿De informática?
- Si, por supuesta suplantación de funciones.
- Yo solo quería no molestar.
- Mira Axel, con la pasta que me cuesta ese departamento, que solo sabe decir, “sal y vuelve a entrar” es imposible que tu les puedas suplantar y además, los sindicatos esto no lo toleran, pero te pongo en aviso.
- Gracias señor.
- Tú, ¿estas contento con el sueldo?
- Hombre ahora que lo dice...
- Me gustan las personas ambiciosas, pero a la vez conformistas.
- Si pero...
- Tranquilo, tranquilo, todo y cuando digo todo, es todo, llegará, eso si, no me preguntes cuando que no soy adivino, soy solo el jefe.
- Gracias señor, pero...
- Paciencia, Axel, paciencia.
- Como usted diga...
- Bueno, también hay un tema delicado.
- ¿Si?
- No se como expresarlo... es difícil. Sus compañeros dicen.... por delante vaya que yo no me lo creo, pero...
- Verá, las opciones personales... –dice un Axel, que se empieza a sonrojar.
- Yo lo respeto todo, somos una graaaan familia, recuerda, pero a pesar de mi liberalismo....
- Para mi esto es muy embarazoso y ...
- Si para ti es embarazoso, imagínate para mí. Piensa que mis decisiones dependen cientos de personas, la gran familia.
- Señor, verá, la diversi...
- No sabes lo que me cuesta esto. En los lavabos sus compañeros se quejan...
- Eso tiene explicación. Soy...
- No, no nos precipitemos. A mi, estos…
- Dimito.
- Axel no se ponga así.
- La dignidad ante todo.
- Hombre, creo que es más cuestión de habitud.
- Sus compañeros se quejan de...
- Dimito, esto es humillante.
- Axel coño, déjeme terminar. Sus compañeros se quejan de que no pasa la escobilla.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Motomentos I

Giro por una calle, hacia la derecha. A unos veinte metros, una furgoneta de reparto, de las grandes, ocupa un carril de los dos habilitados para vehículos a motor. Con un leve cambio de peso, cambio de carril, intentando lanzarle una mirada asesina al conductor. Frustrado este intento, vuelvo a mirar en mi dirección, y unos metros más adelante, otro vehículo, negro, ocupando el carril de la furgoneta y casi un cuarto del mío. “Me cago en tus ….” digo o pienso, pero paro en seco. Las flores del portón trasero me frustran de nuevo. Acelero para sobreponerme, ya a pocos metros del paso cebra. Veo a derecha e izquierda a peatones, pero no detecto posible movimiento. Me equivoco. Uno se pone en movimiento para cruzar. Evaluación de riesgos. No me paro, y al pasar a su altura, el está a unos tres metros, haciendo el movimiento característico de “despacio” pero como decía aquel, todo es opinable y como corre mucho tarado por ahí suelto, interpreto que esta botando una pelota imaginaria.

--------------------------------------------------------

Armando Tajas, conde de Mor, a la sazón gerente del Servicio (jajajaja) Municipal de Pompas (jajajaja) Fúnebres está tomando un café frente al ventanal de su despacho (pomposo) de la quinta planta, mientras contempla la salida de un “oficio”. Como buen profesional que es, deja el sentimentalismo a parte. Se fija que hay un coche fúnebre mal aparcado, ocupando parte de la calle, de forma ostensible. “Estará esperando los coches de “acompañamiento”, pensaba, mientras hacía una anotación mental para preguntar posteriormente sobre la “anomalía”. Ve pasar una moto, muy cerca del vehículo, no a gran velocidad, pero si, inapropiada. Tras traspasar el paso de peatones, ve como alguno de ellos alzan los brazos, como quejándose. También observa que al principio de la calle, en segunda fila, hay una furgoneta. “No está mal la idea”, vuelve a pensar, que para eso le pagan, y sigue: «Con tanto avance de la ciencia, tardan más en venir y porque engañarnos, un funeral de jóvenes deja más margen que uno de viejos, y casi siempre “cash”. Este año no voy muy bien de objetivos, bueno de bonus, que aún parecerá que los mate yo. Y total, sigo las normas de recuperación económicas “crear condiciones favorables”».


ÚLTIMA HORA. ÚLTIMA HORA. ÚLTIMA HORA.
Thiago, del blog El blog que Thiago ha tenido a bien concederme el distintivo de Blog Plateado de la Semana, XLVII Y para no contradecirle, ¿ahora tengo que darle un agradecimiento frío? Un “gracias” y ya está. No, no, tendrá su entrada especial, como uno más, aunque el sabe que no es uno más. Bueno, tonterías aparte, este premio podría ser algo parecido a la felicitación de un padre a un hijo después de una temporada tempestuosa, ya que el dador, fue el animador de este punto de encuentro y como homenaje dejo el primer comentario que tuve en mi primer post.


Thiago:
jaja Soy el primer comentarista? Este debes ser el décimo blog que apadrino.... Acuérdate de mi cuando seas famoso, que luego la gente olvida pronto, ¡verás!.

Bueno, este post ya no debería comentarlo pq lo conocía antes de su publicación, pero a mi me gustó mucho... Eso si, yo lo adornaría con una foto buscada en Google de, precisamente, un laberinto.... ¿O aun no sabes subir fotos? Ayer mismo tuve que enseñarle a otro chico de Argentina a subir fotos, música, y hacer la lista de Blogs amigos por MSN....Se me agregan para eso, cari, no para ligar, jajajaja

En fin, lo que me tienes que explicar, que eso si que es interesante, es como tienes ya un seguidor y es nada menos que ¡¡¡Pau!! El mejor de los blogueros del mundo mundial. jajaja

Bueno, creo que mejores padrinos no puedes tener en la blogosfera, ehhhh..

Bezos
21 de febrero de 2009 13:05

jueves, 12 de noviembre de 2009

Absurdo XIV

- Restaurante Estradiol. Dígame.
- Llamaba para reservar mesa.
- ¿Que día?
- El viernes por la noche.
- ¿Para cuantos?
- Seis
- ¿A nombre de?
- Sr. Chespir
- ¿Fumadores o no fumadores?
- ¿Como?
- ¿Qué si fuman?
- Si... pero...
- Diga, diga
- ¿Tienen separación para trabajadores y no trabajadores?
- ¿Cómo dice?
- Eso, que no me gusta comer cerca de trabajadores.
- ¿Me esta tomando el pelo?
- No, no. Igual nos lo toman a todos.

NOTICIA: "Trabajar puede ser tan perjudicial para el corazón como el tabaco. La organización de las tareas influye en las dolencias cardiovasculares casi como los cigarrillos". (La Vanguardia 6.11.2009)

NOTA: Igual lo absurdo es poner ese nombre a un restaurante. Jajajaja.


martes, 10 de noviembre de 2009

Premius interruptus

Por riguroso orden de entrada, hoy toca agradecer el premio recibido el pasado lunes 2 de noviembre , y que tuvo a bien concederme tatojimmy del blog y... vuelven mis dedos a volar sobre el teclado. Dicho premio lleva por nombre “Premio la paja”. Si, si, lo he puesto así de pequeño por que no quería ni poner ni que me pusiesen la “Advertencia de contenido”. Así que lo he rebautizado con el nombre “Premio al onanismo”. ¿Qué no se puede hacer? El regalador bien lo hizo, ya que creo que originalmente se llamaba “Alma con arte”. Sus razones tendría y no quiero ni pensar en la relación que pueda tener el tallo seco de ciertas gramíneas con el alma y/o el arte.

El premio no consistía en una sustancial cantidad de dinero, ni tampoco en una preciosa escultura entregada con todo fasto en, por ejemplo, la catedral de Burgos. ¿Catedral de Burgos? Si, si, que mejor lugar que ese para recibir el premio. “Hereje, Hereje!!!”, gritarían unos cuantos. “Incultos, incultos” les diría yo (a parte de cosas peores). Onán, de donde procede la palabra onanismo, es un personaje bíblico, que aparece en el libro del Génesis. El premio consiste en contestar diez preguntas y propagar esas mismas por la blogosfera.

Y así, sin querer, cambiado el nombre al premio, he dado por contestadas las preguntas y propagado el mensaje a la nada. Al pobre Onán, se le murió un hermano, y según la ley del levirato, se tuvo que casar con la viuda. La ley también decía que los posibles descendientes de esta nueva pareja serían considerados hijos tardos de su hermano (el muerto). Y claro, el muy cuco del Onán, que tonto no lo era, se dijo “si tengo un hijo con “esta”, pasará por delante de mí en la herencia y yo me quedaré a dos velas” y pasó a la acción que consistía en eyacular sobre la tierra cada vez que tenía relaciones sexuales con su esposa-cuñada. Dios, que tiene una carácter de armas tomar, se cabreó un montón y se cargó a Onán. De ahí viene la palabra onanismo, que equivale a coitus interruptus, y yo me lo acabo de trasformar en “premius interruptus”.

“Eh, eh, eso es trampa, porque has pasado de la masturbación al coitus interruptus por arte de magia.” Pues no. Según la RAE, onanismo es masturbación, pero ese diccionario, que señala que proviene de Onán, los sinonima (acción de dar sinónimos) por la "culpa", supongo, de que en ambos casos el semen no llega allá donde teóricamente habría de llegar.

Y todo esto para no tener que explicar que me encantaría reencarnarme en un espermatozoide, y en consecuencia, no podría vivir sin plasma seminal, ni sentir aprecio por los testículos, ni que me encanta vestir de blanco, ni que el viaje de mi vida dependería del “destinatario”, ni poder decir aquello de “en polvo eres y en polvo…”, ni que me volvería a reencarnarme en mi mismo, ni que nunca seré mayor, por razones obvias, ni que mi mayor monosidad es mi laaaarga cola. Ah, y me he dejado una, la de las tres palabras: "Estas fatal, Chevy".

Gracias,
tatojimmy!!!

lunes, 9 de noviembre de 2009

Había

Cerró la puerta y suspiró.

Suerte que hacía algún tiempo había puesto una cerradura electrónica. Antes de abrir la puerta se había cerciorado de llevar el DNI, solo eso. La bolsa no pesaba demasiado. El vistazo que había dado a la casa le había entristecido. El desayuno fue más abundante que de costumbre. Tuvo que encoger algo la barriga, para abotonarse los pantalones. Esos no le caerían. La ducha, más concienzuda y meticulosa que de costumbre le había relajado mucho, solo tuvo un escalofrío cuando pasó su mano enjabonada por el trasero. Antes, había llenado la bolsa, cuatro utensilios de aseo básicos, unos pantalones, dos camisetas, dos calzoncillos, dos pares de calcetines, un jersey, todo nuevo, sencillo. Todo negro. Miro la nota que había dejado a la asistenta junto a unos billetes decía. "Acabe la semana y ya le llamaré cuando vuelva". Había dormido como hacía tiempo que no lo hacia, sentía estar en paz consigo mismo.

Antes, estuvo absorto, haciendo zapping. Descubrió que le gustaba. Había cenado solo, unas patatas tempranas con guisantes, y una lubina al horno. Le había costado prepararlo, pero había merecido la pena. Había mirado la cuenta corriente de gastos generales, había suficiente saldo para los fijos, durante largo tiempo. Pudo descansar algo, en el peluquero. La cara de sorpresa, al haberle dicho "al dos" no le había sorprendido. La tarde de compras, en esas tiendas que jamás había entrado, le habían agotado. El calzado, sin cordones, le había costado más encontrarlo. Había comido con un compañero de trabajo. Comida que notó insípida y conversación insustancial. En el despacho, por la mañana, había dejado arreglados, más o menos, unos asuntos pendientes. Mientras se afeitaba, lo había decido, si. Aquella inquietud acabaría con el. No había podido dormir casi nada. La angustia y la desazón lo devoraban.

Antes de acostarse, mientras se lavaba los dientes, empezó a ser consciente del daño. El taxista había sido el desencadenador. ¿Quiere recibo? ¿Que le pongo? Había cenado con un amigo, se habían ventilado dos botellas de vino. Al ir a pagar vio pero no quiso ver que solo habían anotado una. No dijo nada.

Ahora se iba a entregar a la policía, no por dejar de pagar la botella de vino, no, el estado había dejado de ingresar el 7% del IVA del Pingus 2001. Su precio en la carta era de 868 euros.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Tacto (with or without)

Y me tocó. Me puso la mano encima del brazo. Supongo que lo que me dijo a continuación debía ser importante, pero yo repetía mentalmente "sácame la mano de encima, sácame la mano de encima". Nich!

… /…

El zumbido inunda la estancia, ahogando el ruido del aspirador que cuelga de mi boca. Hoy ha tocado cabeza, ella será profesional, pero noto su pecho deslizarse por mi coronilla. Es agradable. Ummm.

… /…

Dicen mi nombre, me levanto, subo un par de escalones, me acerco a la mesa, y me tiende su mano derecha, mientras me entrega el premio con la izquierda. Al estrecharnos las manos, noto su mano inerte. El premio era para un muerto. Tachan!

… /…

Se acerca, pasa muy cerca, demasiado cerca. Se para y pone su mano en mi antebrazo, dos, tres, cuatro segundos, una eternidad fugaz. Tonto de mí, entiendo esa mano, y me aparto levemente. El pasa, tras una leve mueca de agradecimiento. Su mano no está, pero sigo notándola. Buf!

-------------

Busta Rhymes dice “Don’t touch me nigga” que es lo que le tendría que haber dicho a mi compañero de trabajo, salvando claro el color de la piel. Jim Morrisson, el de The doors nos animaba con un “Yeah!, come on, come on, come on, come on, now touch me, baby”, que se lo podía haber cantado a la dentista, pero los múltiples aparatos que en mi boca moraban me impedían tal fin. El “one more time”, de la Britney o de Duft Punk, que por el lugar, daba lo mismo, se lo tendría que haber suplicado a la mueca agradecida, pero yo deseaba un romántico “Ne me quitte pas” de Brel (momento gallina de piel). Y a la persona de la mano inerte, le dije “Gracias”, aunque tendría que haberle dicho “por mi te puedes ir al cuerno”, Soraya dixit, pero resultaba políticamente incorrecto, así que le regalé un silencioso “Hello darkness, my old friend” que ya se sabe que con Paul y Art siempre se queda bien.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Vergüenza (with or without)

El lunes, recibí tres premios. Por escrupuloso orden de aparición, los iré agradeciendo. Stultifer del blog Donde nadie me ve, me rebotó el “¡¡¡El premio a la honestidad!!! O a superar la vergüenza” (lo que me ha costado encontrar el nombre ese). Es un premio “que consiste en contar aspectos de uno mismo que tienen por objetivo conocer un poco más a la persona a la que va destinado”. Los buenos lectores, sabrán vislumbrar entre las palabras que aquí dejo, algún rasgo mío. El agradecimiento i/o confesión, en formato post es el que sigue.


Primer peldaño: No soy supersticioso, empiezo con el pié izquierdo. Tendrían que temblarme las piernas, pero no lo hacen.

Segundo peldaño: Antes de dar el paso, con la mano izquierda me sujeto en la barandilla. Una astilla se me clava. Sonrío cuando tengo que hacer una mueca de dolor. Estoy por preguntarle a mi acompañante, si asta va con o sin h, pero desisto, siempre quedan preguntas en el aire.

Tercer peldaño: La mano me sangra abundantemente. Retiro la astilla, y ostensiblemente chupo la sangre. La turba aúlla. Lo que tenia que ser “limpio” empieza a ensuciarse.

Cuarto peldaño: El alguacil, me empuja levemente para recuperar el tiempo perdido. Le miro a los ojos. Aguanto. El no. Me vuelve a empujar.

Quinto peldaño: Miro a la derecha, hacia el peldaño. No están clavados, estan sujetos con tornillos allen! ¿Serán capaces de haber comprado eso en IKEA? Y si es cierto, será el modelo CÅDALSÖ, no, no, por el color de la madera tiene que ser PÄTIBULØ.

Sexto peldaño: Si llevo cinco y me faltarán cuatro, este debe ser el sexto. Sexo. En tres segundos pasan cien trillones de imágenes evocadoras por mi memoria. A la cien trillones una, paro. El público ha venido para ver algo muy diferente.

Séptimo peldaño: El naranja, no me queda mal, estoy yo más elegante con mi traje de reo, que el alguacil y su triste uniforme. Quien tiene buena percha, le sienta todo bien…

Octavo peldaño: Aunque esté tranquilo, sudo, hace calor. Ladeo la cabeza para secarme el sudor con la manga, pero en realidad huelo que no huela. Respiro aliviado.

Noveno peldaño: Tengo la boca seca. La sangre no sacia. Hace un montón de horas que ni como ni bebo. El “derecho” a la última comida, un entrecot, con mucha, mucha grasa (a la mierda el colesterol), lo sustituí por un enema. Dignidad ante todo.

Décimo peldaño: Estoy a punto de emprender mi último viaje, a aquel lugar que casi nadie quiere ir. No llevo la monedas para el barquero. Me quiero perder en el más allá. Tres pasos de claqué me salen solos. La turba brama.




Resumen de agencias: Hoy, a las 12:00, Chevy Chespir ha sido ajusticiado. De nada han servido los llamamientos de asociaciones como "Petardas sin froteras" o "Señor, perdónalos que no saben lo que hacen". La sentencia del juez era clara, morir ahorcado mientras sonaba la canción Aire, de Pedro Marín. El condenado la había descargado ilegalmente. Un gran silencio se ha apoderado de la plaza, mientras el cuerpo inerte se balanceaba. La música ha cesado, pero el pueblo, ha empezado a cantar el estribillo, "Porque te juro que soy / aire / Soy como el aire / pegado a ti, / no puedes escapar, /no te resistas nunca", sin cesar. Fuerzas antidisturbios han tenido que desalojar la plaza. Hoy ha muerto Chevy Chespir pero ha nacido...


PD: También tenía que citar nueve blogs más, pero eso lo dejaremos para más adelante.


lunes, 2 de noviembre de 2009

Encuentros X

2:30 de la madrugada, de un jueves, aunque fuese viernes. Lugar: cualquier esquina. El relator escribiendo cualquier cosa. Aparece un transeúnte. Primer escaneo: joven, moreno, mediana estatura, ojos brillantes.
- Me da ... -dice, mientras gesticula algo parecido a fuego, claro que con un cigarrillo en la mano la deducción es fácil. Su acento denota que es extranjero.
- Si -contesto yo mientras busco el encendedor. Al sacarlo del bolsillo, le ofrezco la posibilidad de que lo utilice el solo. No lo entiende, y alargo el brazo y enciendo. El aire lo apaga un par de veces, incluso poniendo el una mano protectora (primer contacto). Lo suyo hubiese sido poner la mía, pero la tenía ocupada con el teléfono. Opto por entregarle el encendedor (segundo contacto), se sirve, y logra su objetivo. Me lo devuelve (tercer contacto) y dice:
- Muchas gracias -la r demuestra que sigue siendo extranjero.
Y se queda ahí, plantado. De repente se mete la mano en el bolsillo, saca su paquete, de cigarrillos, y me ofrece dos. Si, si, dos. Yo me quedo mudo, pero consigo balbucear un:
- Gracias -mientras saco mi paquete, de cigarrillos y le muestro que esta lleno. 20 de 20. Al verlo, asiente y guarda su generoso ofrecimiento.
Nos quedamos como tontos mirándonos. Yo no voy a ninguna parte. Él si. Un "Adiós" pone fin al encuentro. Le sigo con la mirada, y sigo escribiendo, sobre escaleras, por cierto.





jueves, 29 de octubre de 2009

Noche XII


Llego como casi siempre tarde, pero no impuntual. Casi en la puerta saludo a sor Mónica y a su hermana, sor Ingrid que ya se van. Van acompañadas de María que ya está acabando el noviciado. Ella siempre me ha llamado la atención. Quizás sus elementos faciales metálicos contribuyen a ello. Será la mortificación de la carne. Me presentan a otra monjita como “mi compañera de piso”, y entre tanta bendición no caigo en que lo de piso sobra. Les doy recuerdos para la madre superiora y se van.

La parroquia no se ve muy llena. La crisis también afecta a las vocaciones. Me dirijo hacia la sacristía y allí, el (la) sacristán, al ver mi púrpura figura y con dos intercambios de movimientos de cabeza, me sirve. Los jueves están permitidos líquidos que no provienen de la vid. Las sotanas y los alzacuellos están prohibidos. La música, y ese empieza a ser uno de los encantos del sitio, no es sacra, está más cercana, en proximidad, al hueso sacro.

En un barrido rápido, puedo distinguir algún obispo, no por tenerlos visto, que los tengo, sino por que se les ve a la legua, algo entrados en carnes. Lo que abunda más, son seminaristas. Ay! que recuerdos me trae el seminario. Sacerdotes pocos, con lo bien que se está en el seminario, ¿quién se ordena?, Monaguillos, muchos, o estoy perdiendo mi ojo clínico o cada día son más jóvenes. Bueno, tampoco hay quejarse, si están allí para ayudar en las celebraciones, mejor que mejor. Igual un día cierran la parroquia.

La parroquia es ecuménica, y vienen de muchas órdenes diferentes, pero por su indumentaria, informal, se les pilla rápido. Están los franciscanos, con sus ropas sencillas, los carmelitas descalzos, todos con chanclas, los agustinos que visten cómodos, los legionarios de cristo, con su ropa ajustada marcando músculo, los escolapios, pulcros y limpios y los jesuitas, muy pijos ellos. Monásticos también hay, benedictinos (algún impío transformó su nombre en un graffiti en una puerta del lavabo), jerónimos, sobre todo venidos de las últimas migraciones y cartujos, esos solitarios que no hablan con nadie. Como veis, mucho carnero en el rebaño del señor. Ovejas, también hay, pero me cuesta más separarlas por órdenes, solo soy capaz de distinguir las demimooristas más conocidas como las monjas o’neil.

Y hacen, lo que supongo que hacen el resto de los mortales. Hablar, reír, cantar, beber, fumar y actuar. Comer, supongo que lo hacen, pero eso es su problema y el de su confesor. De vez en cuando, entonan canciones a modo de “que alegría cuando me dijeron, vamos a la casa del…” pero ahora dicen cosas como “And sometimes I get nervous / When I see an open door / Close your eyes / Clear your heart... / Cut the cord” y entonces parecen humanos.

Y sí, son cultos, y eso es gracias al seminario. Es normal oír palabras como peccata, fellatio, irrumati, lingus, coitus interruptus , penis, testiculus, potens eiaculari , etc, etc. Es más, un día asistí a una interesante discusión entre los que eran partidarios de la “manus stuprare” y los que lo eran de la “manus turbare”. Evidentemente, no se pusieron de acuerdo, igual en un futuro concilio lo hacen. Kyrie erecteion. Otra!!! pro nobis.

martes, 27 de octubre de 2009

Abusos deshonestos VI

- La cosa política esta que da asco.
- Si, van a saco.
- Está en la mente de todos que meten mano.
- No temen a nada.
- Todo por la pasta.
- Hasta que alguien lo ponga patas arriba.
- Si, si, es que hace rabiar.
- Y es el cuento de nunca acabar.
- Abarca cada día a más gente.
- Pero lo peor está por llegar.
- Se pasan de rosca.
- Es un craso error.
- El poder por el poder.
- Huele a podre.
- Un continuo saqueamiento.
- Asqueamiento es la palabra.
- Una patada al pandero!
- Al paredón con ellos!


NOTA: Como se ha observado, el abuso de hoy trata del anagrama, que según la RAE es la “Transposición de las letras de una palabra o sentencia, de la que resulta otra palabra o sentencia distinta”. Típicos ejemplos son rabo/obra, tranca/cantar o follar/floral. ¿Cuántos has encontrado (que no entroncado)?

viernes, 23 de octubre de 2009

Provocando es ... ¿un oficio?


Harlem Jazz Club, el nombre promete. El local tiene una barra a la izquierda, tal como entras, y da paso a la sala propiamente dicha. Al fondo, una pequeña tarima, donde se aprecia una batería, un sencillo teclado, algún micro y un par de bafles. Iluminación general tirando a pobre. Llegamos tarde, y la sala esta prácticamente llena. Público, para mi sorpresa, variopinto, fauna que va desde rastas antisistema a zarapijos, pasando por gente normal (¿yo?). Para ser justos, la media era eso, "ordinary people".

Salen los miembros y la “miembra” de la banda. Cambia la iluminación, a tenue. Aparece el artista. Su indumentaria me hace dudar de si se ha escapado del casting de "Ágora", lleva una especie de saco que le llega casi hasta las rodillas, eso si, con cinturón. Empieza el concierto, el tono que utiliza es entre íntimo y susurrante. El equipo de sonido, de la señorita Pepis, no ayuda, en los estribillos sube el tono y algo se escucha. Tras nuestro, la gente habla. ¿Han pagado para ir a hablar a un concierto? Media hora después, todos se retiran a descansar. Por un momento pensé que el whisky llevaba algo más. Media hora!!!

Si, y tras otra generosa media hora, amenizada con un "entre dos aguas" tocada por un cd acompañado por un guitarrista (en y vivo), todos volvieron al pequeño escenario.. Me trajeron el segundo whisky. La segunda parte duró un cuarto de hora más. Uno que estaba a mi lado dijo "es un poeta!". Y la gente, ya no tan curiosamente (uno se cansa de hacer shhhhiiii), seguía hablando de sus cosas, pero interrumpían sus, supongo, interesantes conversaciones, para cantar los estribillos. Y se acabó.

Tras una larga ovación salieron a hacer un bis. Eso si, una canción hilarante, que es como una tourné por toda Cataluña, con vicios líquidos, adicciones de todo tipo, sexo y una dosis de violencia. “Edificante”, pero la pieza tiene su "gracia".

No fui a oír música. Fui a ver un concierto, en el que me interesaba saber el tipo de público que asistía y la puesta en escena del cantautor. Haber podido escuchar alguna de sus letras, también hubiese estado bien. Maleducados e impresentables los hay por todas partes. Muchos de sus temas son pura provocación y que a más de uno le puedan parecer que se pasa de la ralla. Malas lenguas dicen que eso es lo tiene que tomar para hacer el bufón, lo que sí que hace es fumarse un petardo cuando interpreta el tema La colilla. El cantautor, no está en mi lista de preferidos, está en un apartado raro, que llamo “lo que nos rodea”. ¿Qué opinarían Jeanette y Lou Reed de todo esto? Ah, se me olvidaba, el concierto era de Albert Plà.


martes, 20 de octubre de 2009

Hot Springs

Salió del todoterreno. Realmente era cómodo. El frío viento del norte le hizo olvidar repentinamente el cansancio acumulado. La ropa de mezclilla con la que había salido de la Costa del Sol no era la apropiada. Había llegado. Estaba donde quería. Aún no sabía si era un viaje iniciático o terminal.

Todo había empezado en Málaga, casi al mediodía, embarcaba, por un “finger”. No se lo tomó como un signo premonitorio. Casi tres horas más tarde aterrizaba en Gatwick. Tenía muchas horas por delante. Cogió el tren hasta la estación Victoria de Londres y dejó la maleta en la consigna. Después de malcomer, se dirigió a Piccadilly Circus, y se sentó tranquilamente bajo la fuente de Eros, consumiendo las horas viendo el devenir de las gentes. Los turbantes asiáticos seguían llamándole la atención. Con puntualidad británica, se fue a realizar la siguiente ingesta diaria. “Malcenó”, sabía que ocurriría, pero prefirió saber lo que comía, en teoría, en el Kentucky Fried Chicken, a las sorpresas inglesas. Recuperada la maleta, se dirigió en metro hacia el aeropuerto de Heathrow, le gustaba la sensación claustrofóbica que le producía ese metro en particular. De allí, en autobús, se dirigió al sencillo hotel Ibis a dormir unas horas.

Madrugó al día siguiente. El vuelo salía poco antes de las nueve; el autobús, el tren interno y la facturación del equipaje más las medidas de seguridad adicionales llevaban su tiempo. En el Boeing 777-200ER le tocó ventanilla y la suerte de no tener compañeros de viaje. Antes del despegue, pensó en si no era una locura todo aquello. Era tarde. Un libro, “El viaje a ninguna parte”, música del Ipod y unos cuantos sudokus, más la inestimable ayuda de la tripulación, le hicieron corto el recorrido, total, ¿qué eran diez horas? Casi a la una, hora local, llegaba a Houston. El único problema era el nombre del aeropuerto, pero más tarde comprobó que era de “papá” Bush y no de su hijo. Tenía cinco horas. El mal rato que paso en inmigración, aquel control que le hizo sentirse culpable, y más cuando el fornido agente le preguntó el motivo y el destino de su visita, la respuesta que dio fue clara y sin titubear y más cuando respondió a la incrédula pregunta de “In autumn?”. El “Yes” fue seco.

Salió un momento a tomar el aire, y comprobó que la temperatura se parecía mucho a la de su tierra natal. Deambuló por el aeropuerto, buscando descubrir aquello que llaman “american way of life” aun a sabiendas que un aeropuerto es un aeropuerto. Ya no sabía si tenia que desayunar, comer o cenar, había perdido la noción alimentaria. Al pasar delante de un cartel que ponía BBQ, decidió merendar. Un “steak” de carne tejana. Mientras se lo comía se hizo un lío mental entre carne y tejanos que lo achacó al cansancio del viaje. Se fue hacia la terminal A, su categoría había cambiado, de internacional a doméstica, como si estuviese en casa. A las siete volvía a subirse a un avión, esta vez con destino a Denver, donde llegaba una hora y media más tarde. El vuelo 147 de Frontier Airlines había estado algo movido debido a las turbulencias atmosféricas pero las ansias por llegar lo mitigaban todo. En la capital del estado de Colorado, tuvo que correr, tenía media hora para la siguiente conexión. Cuando subía al pequeño bimotor de hélices, recordó como murió John, John Denver y de nuevo lo atribuyó al cansancio.

Eran las diez menos cuarto de la noche, cuando aterrizaba en el aeropuerto municipal de Cheyenne. Suspiró aliviado. Se encontró la oficina de Hertz cerrada. Suerte que había un teléfono de emergencia y tras unos minutos de difícil conversación le dijeron que un “guy” le traería las llaves y el contrato. Él tenía su spanglish que había adaptado algo para entenderse con los pedantes ingleses, en Tejas, ya le había servido, pero aquí, en el estado de Wyoming todo le sonaba a indio. También se puso en contacto con el motel donde pensaba dormir. Les comunicó que llegaría tarde, muy tarde, tenía 306 millas por delante y un solo objetivo, llegar.

Casi a las once de la noche salía con un gran Chevrolet Trailblazer, y gracias al navegador, se situaba en la interestatal 25 que no tenía que abandonar las siguientes 176 millas. Pasado el pequeño pueblo de Chugwater, paró a tomar café. Hambre no tenía. Absorto en la sola idea de llegar no se dio cuenta de las miradas que le echaron los lugareños, nada envidiables a las que había visto en múltiples películas de la “América profunda”, pero claro, donde estaba sino en lo más profundo de ella. Tras repostar, reprendió la marcha. Para entretenerse, puso la radio, no estaba habituado a la aburrida conducción de los coches automáticos, pero encontró una emisora de música country, canturreaba las canciones, aunque no las supiese y daba golpecitos con los dedos sobre el volante. Dejó atrás Wheatland, Glendo, Douglas, Glenrock y Casper, donde esbozó una tierna sonrisa. Allí abandonó la interestatal para incorporarse a la autopista 20/26 oeste. Se sintió cansado y paró a estirar las piernas. El aire era gélido. En Shoshoni sabía que ya estaba muy cerca, solo unas 30 millas. Y llegó, eran las cinco y media de la madrugada.

El motel que había escogido, el Coachman Inn, estaba cerca del centro de Thermopolis, en el condado de Hot Springs, y era justo lo que había previsto, un edificio de una sola planta. Mientras se dirigía a la recepción pensaba en la “king bed” que le esperaba. Allí, sobre el mostrador, encontró un sobre a su nombre con las llaves de la habitación 11. Se duchó, lavó los dientes y se metió en la cama. Antes de cerrar los ojos, pensó que un terapeuta creería que lo que había hecho era como una especie de viaje al vientre de su madre, pero de nuevo lo atribuyó al cansancio. Lo había hecho sobre, debajo, y encima, pero nunca, nunca dentro. Memorizó los límites del condado y cerró los ojos. En su cabezá empezó a sonar "I walk the line".