martes, 7 de julio de 2009

Paranoia I


Salgo de casa, como cada día me dirijo a la parada del metro. No esta muy lejos. Camino despreocupado pero algo, no se que, me ha llamado la atención. Me giro, y a unos treinta metros veo que un tipo mira hacia el otro lado de la calle. No le doy excesiva importancia, bueno, si, pero continuo andando. Pasado un rato me vuelvo a girar. Y le vuelvo a ver, esta vez algo más lejos, aparentemente detenido delante de un escaparate. Mirar escaparates en una zona poco comercial y a las ocho de la mañana es raro. Raro también es detenerse a mirar delante de una peluquería, que por distancias es donde debe estar. Me está siguiendo, fijo. Alzo la vista y veo la noria. Suspiro, es el Tibidabo, no el Prater.

Unos cincuenta metros mas adelante, me paro yo, delante de una clínica veterinaria. Contemplo los pasquines y cartelitos colgados en los vidrios y veo que él pasa, en la misma dirección que iba yo. Le doy cierta ventaja y me convierto en perseguidor. En mi cabeza suena cierta música de cítara. A medida que nos acercamos a la estación me cuesta más verlo, cada vez hay más gente que se interpone en mi campo visual, hasta que le pierdo. "Mierda", pienso.

Llegado a la estación, valido mi bono, y me meto en uno de los ascensores, justo antes de que se cierren las puertas. Miro a mi derecha y descubro un hombre que tiene los ojos clavados en mi. Le aguanto la mirada hasta que él la baja. ¿Será ese el que me seguía? Vuelve a alzar la vista pero cuando nuestras miradas se cruzan, la desvía en otra dirección.

- Perdona -oigo a mi espalda. Mientras me giro descubro al vecino del sexto, creo.
- Si -contesto yo.
- ¿Sabes que horario hacen en la peluquería?
- No, lo siento, yo voy a un estilista.
- Ah -contesta y prosigue - No sabía que tenías un animal de compañía.
- Y yo tampoco.

Lo sabía, el del sexto es el tercer hombre.

9 comentarios:

g| George dijo...

Cuantas veces no nos ha sucedido algo similar. En algunos casos resulta algo bueno de toda la persecución, ya sea que logras un compañero para charlas y pasarla bien toda la noche o simplemente te dan un cortón con palabras altizonantes en las que incluye por supuesto PINCHE MARICÓN.
El caso es que siempre habrá que ir y actuar con cuidado porque a veces el depredador resulta ser la presa del indefenso conejillo.
Abrazos Chevy lindo

alex dijo...

Te siguen, te abruman, te acosan. Ummm, estas cosas no estarán en nuestras mentes, en nuestro subconsciente que sufre la persecución de lo que no es, de lo que está ahí sin estar, de lo que pensamos en nuestra cabeza pero no es realidad.

¿Miedo, será miedo a algo o a alguien? yo tengo muchos miedos, y en más de una ocasión me he parado a mira a mi alrededor por si alguien me sigue, no confio en quien no conozco y me da mucho miedo el abismo que se presenta ante mis ojos.

¿Me persiguen, me quieren hacer daño? ¿Por qué hay gente tan cruel que puede hacer todo esto? No lo se... a lo mejor son paranoias mias.

Besitos cielo

Xim dijo...

Merecido homenaje a Graham Greene y menudo reparto para la versión en cine negro = Joseph Cotten, Alida Valli, Trevor Howard, Orson Welles, Bernard Lee...

3kss

XiM

Stanley Kowalski dijo...

Me gustó mucho, al principio me perdí un poco, pues no sé que es el Tibidabo ni Prater. Ahora un paranoico que no recuerde la vestimenta de su perseguidor, mmmmmm.
De todos modos, un paranoico encantador, y con estilista, muy chic!

BESOTES HERMOSO!!!

theodore dijo...

Mira que soy poco amigo de los remakes, pero creo que Carol Reed estaría bien conforme con esta adaptación moderno-condal, la intriga está bien planteada y en un crescendo inquietante. Bravo!!

Me he imaginado hasta los juegos de luces y sombras, espero que en próximas entregas se metan en las alcantarillas :-)

Besos de "el cuarto hombre"

coxis dijo...

estilista estilista
eres el amo de la pista

próximo capítulo en la noria del Tibidabo

Chevy dijo...

g| George:
Algo o alguien me persigue. ¿Paranoia? ¿Delirios de ves a saber que? Estare atento. Igual es la fama. Jajajajaja.

Alex:
Miedos los tenemos todos. Todo era una escusa para hablar de un término psiquiátrico. No voy en metro a trabajar. Y de los vecinos no tengo ni puta idea en que piso viven. :-)

Xim:
Agudo y culto comentario, as always.

Stanley Kowalski:
En Barcelona hay un parque de atracciones en la cima de una montaña que se llama Tibidabo. En Viena, hay un parque de atracciones que se llama Prater. En la película "El tercer hombre" hay como mínimo una escena de "seguimiento" antológica. (seguir leyendo en Theodore).

Theodore:
Sabía que con el Prater y la noria lo pescarias. Lo de la cítara era para reafirmar (un dia de estos colgare al pieza). Y la última referencia al estar en minúsculas pasa desapercibida. Lo que a ti se te escape...

A todos, gracias por vuestra lectura. Me encanta que me "sigais" (ahora podria hacer un chiste muy malo).

Kisses for EveryBody.

Nota: Si el del sexto es el tercer hombre, ¿soy yo el primero o es el que me mira fíjamente en el ascensor?. Tic, tac, tic, tac.

Chevy dijo...

Coxis:
Frustrado, eso si. La última vez no le dí opciones. Al cuatro. Y que fresquito voy...

Kisses (only for you)

Thiago dijo...

Cari, que te sigan se descubre facilmente, igual que cuando te están dando por culo... se nota un aliento en la nuca.

Si te siguen y te vigilan algo harías, jaja. Bezos.