lunes, 27 de abril de 2009

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina.

Después de ¾ de k páginas de lectura, absurda forma de decir 750 páginas, me he quedado con no muy buenas vibraciones. Demasiadas expectativas, tal vez. Ahora no recuerdo el número de páginas que tenía la primera obra de la trilogía, pero si recuerdo que le sobraban las 50 últimas, era como un no saber acabar bien el libro. En el segundo, se pasa una buena parte del libro, poniendo en antecedentes al lector de hechos conocidos de la primera entrega. Me temo que en el tercero, empezará por acabar de explicar todos los interrogantes que quedan abiertos del segundo y nos deleitará con otra historia trepidante. Ansío ver como finalizará el último de la serie. La trama esta bastante bien construida y la forma de explicar determinadas situaciones en paralelo, tiene su mérito. Bueno, eso de paralelo, no se, no se. No, definitivamente no es “en paralelo”, porque no se encuentran en el infinito, digamos que son situaciones comunes que convergen más o menos en el mismo lugar. Una historia de buenos y malos, con heroína (Lisbeth Salander) y héroe (Mickael Blomkvist), policías, periodistas, abogados y matones en situaciones de la vida real y otras que se podrían decir que solo pasan en las películas. La trama gira entorno a la publicación de un reportaje y libro sobre prostitución de importación y una venganza personal. Una cosa que me ha llamado la atención es que en la “súper” avanzada sociedad sueca existen los mismos clisés en cuanto a machismo, homofobia y sexismo que en nuestras latitudes. También me ha parecido que la traducción no está del todo bien lograda, ya que se mezclan términos muy bastos con algún que otro demasiado culto, sonaba disonante. El amueblado de un piso a base de manual de Ikea (que consume unas cuantas páginas) me parece una concesión demasiado populista, igual se trata de publicidad encubierta o de un ramalazo de nacionalismo sueco. Los “puretas” dicen que esto no es literatura y yo que muy “pureta” no soy, tampoco les voy a discutir nada. La novela engancha. Tiene ritmo y no requiere unas grandes dosis de concentración para su lectura. De momento, me ha gustó más la primera, “Los hombres que no amaban a las mujeres”, que esta segunda entrega. Nos tendremos que esperar al mes de junio para saber el “resultado” final. Recomendada para periodos vacacionales en los que el tiempo de lectura no afecte en demasía otras actividades.

6 comentarios:

Thiago dijo...

la verdad es que yo no me he metido con esa trilogía (bueno de momento vas dos solo) por varios motivos:

1) El título del primer volumen es tan obvio que no me apetece andar explicando a todos los que lo vean que no es una mariconada.

2) No me suelo apuntar a leer lo que está de moda en cada momento (aunque luego acabo leyendolo, tarde, pero bueno, jaja). Es por el mismo motivo que no he empezado con las superventas CRESPUSCULO...

3) Por que no me da la gana, jaaja Que es una razón que convence. No, la verdad que estoy leyendo 2666 de Bolaño y ahi voy.

Bezos.

Stanley Kowalski dijo...

No los leí, pero tu crítica, es algo particular, por así llamarla.
Por ahora, me dejaste con más ganas de traer las cerillas y el bidón de gasolina y prenderle fuego al libro.

Gracias por el comentario, sos un gran chico, querido Chevy!!

BESOTES Y BUENA SEMANA!!!

theodore dijo...

A mí me pasa un poco como a Thiago, pero él lo explica mejor. El lo hace todo mejor, realmente, creo que le (lo?) odio un poco por ello. Bueno, no lo (le?) odio porque no l(?) conozco. En realidad de mayor quiero ser como él, o tal vez quiero que él no sea como yo....

...de qué estábamos hablando?...

ah, del Millenium. Tengo el primero, pero aún no le he metido mano. En realidad hace mucho que no meto mano, pero según dicen, me va a gustar cuando lo haga. Leerlo, digo. Bueno, y meter mano también. Debería?

Chevy dijo...

Thiago:El mundo se acabara con tanto maricón. El primer libro lo lei cuando aun era semi-desconicida la trilogia. Oh, y tambien tengo a medio leer uno del Bolaño.

Staleny:Particular? Es mi vision "critica". Lo recomiendo pero aviso de sus pros y contras. Y para quemar un libro.... no hace falta gasolina, con una cerilla bastaria aunque los hay que se autoinmolan.

Theodore:Problemas de "loismo". Recuerda que Lois cerró hace poco. Envidias. Todo son envidias. Yo cuando sea como Stanley querre ser como Thiago y cuando sea como Thiago querre ser como tu. Como decía el otro dia la canción, "common people like you".

Gracias a todos por vuestros comentarios. Ya veis que esto de la "literatura" no tira mucho. Y mira que entre culo y culto solo hay una t de diferencia.

Kisses for EveryBody.

Odi Noyola dijo...

♦^^¡Chevere! ¡Gracias! por las recomendaciones /versiones /perspectiva. Es agradable como proyectas vuestro enfoke^^♣

Arrumako dijo...

Eres un crítico despiadado, chevi, jejeje. Pero tienes razón, hay tantas cosas buenas para leer que no se puede andar perdiendo el tiempo en historias enrevesadas.

Cuando leí el título de este post me acordé de un chiste; bueno, más que un chiste es la inscripción en una lápida de un cementerio portugués; dice así:

«Aquí descansan as cinzas de Joseciño, que foi cunha vela a un bidón de gasolina a ver se tiña.... ¡e tiña!»

Besotes