lunes, 20 de abril de 2009

Noche VI (ángulo inverso)


La noche del jueves salimos con un grupito del cole. Fuimos a una “bollería”, me perdonareis la expresión, no, no era un local para “bollicaos” aunque me pareció ver a más de uno, si no un local de ambiente con género donde predomina el género femenino. Yo nunca había estado en uno de estos sitios y francamente estaba nervioso. Lo primero que tengo que decir es que la cagué con el atuendo. Me había arreglado bastante bien y la gente que había allí salvo honrosas excepciones iba, más bien tiradilla, bueno, no, tiradilla no, no vestía pija como yo. Ellos, los chicos, vestían igual pero diferentes en cambio ellas vestían diferentes pero igual, me explico, predominaba el estilo “Teniente O’Neil”. He de decir que mis apreciaciones pueden resultar erróneas ya que mis miradas eran rápidas y fugaces, no fuese que me dijeran algo. El local estaba a reventar. Nos pudimos situar cerca de la barra entre una columna y un billar (que estaba cubierto por una funda). Dada la imposibilidad de hacer un corrillo todos juntos, hablabas ahora con uno, ahora con una. Nada profundo. Yo con mi RedBull, bla por aqui, bla por allá. Tocando a la columna, había un sujeto con una copa. Edad, no se, pero si, tendría ya una edad. Me llamó la atención por su estatura, su complexión fuerte y un cierto porte altivo. Estaba solo. Miraba a izquierda y derecha. A veces se movía al ritmo de la música, pero muy discretamente. Nuestras miradas empezaron a encontrarse, cada vez con más frecuencia. Tenía los ojos de color miel, pero si los hubiera visto en otro sitio, igual digo que los tenía marrones. ¿El ambiente me estaba transformando? Lo tenía cerca, a un cuerpo o dos. El lóbulo de su oreja decía, “muerdeme” y su nariz me hacía pensar en cierta solidaridad respecto a la mía. Fumaba. Saludó a un chico, con dos besos. Eso me descolocó un poco, porque aparentemente, parecía normal, claro que el único normal allí era yo, al menos antes de entrar. Cuando me daba la vuelta, creía notar sus ojos clavados en mí. Un espectador imparcial diría que los ojales decorativos que llevaba en la parte posterior del cuello de la camisa me los había hecho él con la vista. Pensé por un momento “¿Qué cojones esta mirando el tipo ese?, absurda pregunta, porque me estaba mirando a mi y en ese lugar …. Cogí fuerzas donde no las tenía y en un arrebato de arrojo, el cual me sorprendió a mi mismo, empecé el movimiento hacia él para cruzar alguna palabra cuando muy cerca se desencadenó una pelea entre dos chicas. Nuestro grupo por temor a que aquello fuese a más porque había algún que otro no mayor de edad (jejeje), nos fuimos hacia la salida. Cuando subía las escaleras, me di la vuelta y el mamón ese, ya no me miraba, estaba atontado mirando la absurda pelea.

NOTA: Este post es complementario de Noche VI, solo que con los papeles cambiados, del observador y del observado.


11 comentarios:

Marc Carreras dijo...

interesante narración desde el otro punto de vista, y genial descripción tanto de los personajes como del local... o sera que lo conozco y por eso me he situado tanto en el lugar? a saber.

Muchos besos.

theodore dijo...

Lo que el autor pretende con este texto es que sepamos que a pesar de que tiene ya unos añitos, está buenorro. Y que seguramente no son tantos añitos, si el que hace tal observación es un bollicao...
Lo que no nos deja claro es si es alto o bajo, puesto que al protagonista le llama la atención su estatura, pero no aclara en qué sentido.

Yo diría que también quiere impresionarnos con su creatividad y manera de escribir. Pero a estas alturas ya sabe que eso es así.

Muakkkks.

Jimbito dijo...

haha xD
me encanta, una escritura genialosa donde las haya! xD
no te dejas en tan buen lugar como podrias haber hecho... eso dice mucho de ti xD
LOL
XOXO

Stanley Kowalski dijo...

Muy bien contado, la narración estupenda pero, a todos los lugares que vas, hay pelea de mujeres?
Será tu perfume que las incita y dan rienda suelta a su ira?
Estoy de acuerdo con mi querido amigo Theodore que sos guapo, inteligente y bastante comestible. No podrías ir algún sitio algo más tranquilo, para variar un poco, si no es mucho pedir. . . .jajajaja!!!

BESOTES HERMOSO!!!

mistercloset dijo...

Vas a tener que cambiar de antros si quieres ligar. ¿Qué tal un tranquilo viaje en tren...de cercanías?. Besote.

Stanley Kowalski dijo...

Perdón mi querido Chevy, retiro mi crítica y la cambio por una ovación por tanta creatividad.
Gracias por tu comentario, sos encantador, querido amigo.

BESOTES

Arrumako dijo...

Joder, al final siempre acabas metido entre peleas de chicas, jejeje. Eso te pasa por entrar en una tortillería.

Una pena que el chico no prestara más atención a lo verdaderamente importante; al final salió rana; es que no se puede fiar uno de los chicos con los ojos llenos de miel marrón, jejeje... perdón por la gilipollez.

Brillante, sencillamente brillante.

Besos.

SC| George dijo...

Si señor! esto es calidad!. Será que por eso me agrada tanto este blog?. Como sea detrás de cada buen post está un chico que a cualquiera dejará con la boca abierta (y no precisamente porque sea un semental, jajaja). Muy buen estilo de redacción. Abrazos

Ed dijo...

Genial el estilo y la forma de contar algo hasta que llega ese desenlace en forma de desengaño (un desenlacedaño, diría yo). De todas maneras todo se precipita al final. ¿No se pueden despistar unos ojos marrón-miel y cuando te vuelven a buscar ya no estás? ¿Y si el que se quedó mal fue él? Yo, por si acaso, volvería. Me ha encantado.

Por cierto, te puedes acercar por mi blog men4men, que te he dejado algo. Un beso.

Ed.

Thiago dijo...

Si, ya me dí cuenta que era complementario o algo asi, o es que tu asistes a muchas peleas de chicas...

Es curioso como los billares se han refugiado en los bares de lesbianas aunque, la verdad nunca veo jugando a ninguna, no les gustan las bolas, salvo las chinas, jajaa.

Yo no se que haciais con la gente de la guarderia en un bar de bollos cari, y si lo que quieres es ligar tampoco me parece el mejor sitio. el ir de pijo en un bar de indies o trendys o incluso emos, puede sacar alguna sonrisa, pero siempre tiene morbo el que está "a la contra" A mi en una playa nudista, por ejemmplo, me da morbo el que stá vestido de buzo o el guarda de la cruz roja, jaajaja


Bezos.

Chevy dijo...

Marc:
Lo curioso es que cada vez que vuelvo ahi, todo sigue igual, pero siempre es diferente.

Theodore:
El autor solo se ha querido meter en la piel del niñato versión amable, podia haber cogido niñato version "el tonto del culo que me esta mirando", pero el final hubiese sido el mio.

Jimbito
Estoy como se dice, como un queso. El problema es que el queso no me gusta.

Stanley:
Estudiaré la posibilidad de un cambio de aires. Por cierto el local se llama "Aire".

Mistercloset:
Coger el Orient Express es peligroso.

Arrumako:
Lástima que fuesen mis ojos los de color "miel".

SC George:
El tema del semen, se lo he pasado a un amigo.... Me alegro que te guste y solo pido que cuando lo haga menos bien (mal, fatal, etc etc) también se diga.

Ed:
Aún me dura la emoción. Tu post dedicado me ha perforado el corazón. Gracias por los elogios.

Thiago:
Sólo hay una mesa de billar, y cuando hay poca gente se puede jugar (o se podia).¿Que dia me llevaras a ligar al "mejor sitio"?.
Lo de la playa nudista ha estado un golpe bajo.

ForEveryBody.
Gracias a todos por vuestros comentarios. A los que adulais por aduladores, a los que criticais por criticadores. Y lo bien que nos lo pasamos!!!!

Kisses