viernes, 22 de mayo de 2009

Noche VIII


Hace un par de semanas, un jueves, salí a tomar algo. Acusado de monótono por siempre ir a los mismos sitios me dije: “Chevy, has de cambiar de aires”. Cuando me llamo a mi mismo por el nombre, me siento más implicado con lo que digo. Un día tengo que probar de hacer “aquello” fantaseando conmigo, igual hasta me implico y consigo un doblete. Pero bueno, ese no era el tema. Salí y fui a un bar de copas que ya había estado con alguien un par o tres veces, pero hace más de un año de eso. El sitio es “fashion” y la gente que lo había visto, también. Ah, olvidaba decir que el susodicho local es de ambiente.

Entro, paso la puerta, paso una cortina, i oh!, sorpresa. Estaba vacío, desierto, los dos únicos moradores, eran el y la barman. Nadie más. Era la una de la madrugada. Un jueves. Vuelvo a enfocar bien la mirada y nada, nadie. Me miro a mi mismo, cosa a veces difícil sin un espejo delante, y me auto diálogo:

- Chevy, ¿Qué hace un chico como tu en un lugar como este?
- A mí que me explicas, Chevy. Tu querías cambiar y aquí estamos.
- No me jodas, Chevy, para tomarme una copa solo, me quedaba en casa.
- Siempre tan egocéntrico y egoísta. Dirás para tomarnos una copa. Chevy, eres el fiel reflejo de papá.
- Eh, Eh. Chevy, a papá no le metas por medio.
- Mira, Chevy, querido, el tiene la culpa de todo pero es inocente.
- Chevy, perdona, estamos la entrada de un local vacío, cuatro ojos nos están mirando y hemos de tomar una decisión.
- Nos quedamos, Chevy, seamos consecuentes.

Y así fue. Me acerque a la barra, pedí lo de siempre, sin decir “lo de siempre” y una vez servido y pagado, me dirijo al barman y le digo:

- ¿Pasa algo esta noche?
- No, no. No pasa nada.
- No, si eso ya lo veo –le contesto y prosigo- ¿Es la crisis?
- Será la crisis.

Saque mi smartphone, y me puse a escribir alguna cosa que seguramente ha acabado colgada aquí. Durante el tiempo que duró el trasvase de la copa a mi organismo creo que entraron en el local dos parejas. Se detuvieron en el mismo lugar que Chevy-Chevy antes se habían detenido y optaron por hacer exactamente lo contrario que nosotros.

Cuando no quedó más líquido que trasvasar, muy educadamente me despedí del y de la barman (¿o tendría que decir barwoman?) y salí. Allí, en la calle, con un aire algo más fresco, volvimos a hablar.

- Hoy no has pescado.
- Querrás decir que hoy TAMPOCO hemos ligado.
- No había mucha cosa aprovechable.
- Es que no podemos salir tan apurados.
- Igual se nos notaba mucho.
- ¿Tú crees?

8 comentarios:

theodore dijo...

Mmmm, siguiendo con el cine, esto se parece cada vez más a "Inseparables", de Cronenberg, je je je...

La sensación de llegar solo a un sitio y que esté vacío y quedarte a ver si va animando (sobre todo porque al ir solo da fatiguita marcharse, si vas con alguien le fuerzas a que ponga cara de "uy, vamonos a otro sitio" para no sentirte tú culpable) solo es superable en aburrición o aburritud por la sensación del dj de ese sitio sin público, que le pagan (poco) la noche entera y es demasiado formal como para dejarse un mix puesto y se queda pinchándole a la nada.... ¿Se nota que sé de lo que hablo? :P

Nos vamos a bailar?

Fashion club kisses

alex dijo...

¿Y discutes con tu propio yo? Yo cuando hablo conmigo mismo, normalmente no me llevo la contraria, porque para eso ya están los demás, que no paran de incordiar. Joder, si ya me costó ir yo solo por "mis tierras de chueca", no me imagino entrar en un sitio vacio....jajaja, que vergüenza, jajajaj.. yo me moría..

Un besito..

mistercloset dijo...

Imagino que, una vez en casa, el sexo digo yo que también lo tendrías contigo mismo. Más Chevy-Chevy. Consolémonos con lo de que nadie te hace una paja que uno mismo. Mal de muchos....
Besotes manuales.

Xim dijo...

Uf, menos mal que a mí todavía no me ha dado por hablar conmigo mismo, y eso te pasa por cambiar de ambientes, ya sabes lo que dice el refrán:

"Vale más polla en mano que ciento volando"...

Hala, a cascársela, aaahhhhhh, aaaahhhhh...

jerking kss

XiM

Stanley Kowalski dijo...

No puedo decirte nada Chevy, pues hace tiempo que hablo conmigo mismo, tengo unos diálogos maravillosos; con mi eterna actitud positiva hubiera entrado y también permanecido aunque no hubiera nadie, siempre pienso que la gente en cualquier momento va a llegar; y luego frente a la cruda realidad, me retiro con un dejo de desilusión que me dura hasta que llego a casa, donde me entrego a las delicias de la masturbación, diciendo: Stan, mañana será otro día. . .


Gracias querido Chevy por tu felicitación tan democrática, mejor no lo podrías haber hecho, jajajaja!!!!

BESOTES HERMOSO Y BUEN FINDE!!!

theodore dijo...

Save the last dance for me, Chevy. Buenas noches y felices sueños ;-)

CHOPINGO dijo...

Chevy,discutes con ....?
Pues vale,mañana me pongo al day.

Thiago dijo...

Todo esto está muy bien, pero me explicas pq Kowalski te da las gracias otra vez? asi como quien no quiere la cosa....

Bezos.